Los países de la UE propugnan un mayor control de sus fronteras exteriores

Eslovaquia acudirá a la justicia europea para impugnar las cuotas obligatorias, pero Rumanía y Chequia consienten

24.09.2015 | 04:16
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, a su llegada a la cumbre de la UE.

La cumbre de emergencia de la UE sobre la crisis de los refugiados celebrada ayer, y convocada para dar una imagen de unidad, se saldó con acuerdos de escaso calado. Anoche, al cierre de esta edición, estaba previsto que los Veintiocho se comprometieran, como cuestión más urgente, a "recuperar el control" de las fronteras exteriores del bloque.

Otras medidas prioritarias, propuestas por la Comisión Europea (CE) y que deberían adoptarse antes del Consejo Europeo de octubre, son la entrega de una financiación de mil millones de euros a ACNUR, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y otras agencias para responder a las necesidades urgentes de los refugiados. En segundo lugar, los Veintiocho se comprometen a conceder apoyo financiero a Líbano, Jordania, Turquía para ayudarles a hacer frente al flujo de refugiados procedente de Siria, según el borrador de la declaración, que aún no estaba cerrado.

Reforzar el diálogo con Turquía a todos los niveles para incrementar la cooperación en la gestión de la migración es otra de la tareas que se marcan los Veintiocho, así como asistir a los Balcanes a través de los fondos destinados a los países en vías de sumarse al club comunitario. Otro de los compromisos es aumentar la financiación de emergencia mediante un fondo fiduciario para África dedicado a buscar la estabilidad en la región y tratar las causas del problema de la inmigración irregular.

Para engrosar ese fondo serán necesarias "contribuciones adicionales" de los socios.

Pero ayer aún coleaban las tensiones de la reunión de los ministros de Interior en la que el martes se pactó el reparto, en dos fases, de 120.000 refugiados por el sistema de cuotas obligatorias con la oposición de cuatro países, Rumanía, Hungría, República Checa y Eslovaquia. De ellos el más beligerante es Eslovaquia, que acudirá a la Justicia europea para impugnar las cuotas obligatorias, anunció el primer ministro eslovaco, Robert Fico. República Checa dijo que no seguiría su ejemplo "para no aumentar la tensión con denuncias, porque la cuerda puede terminar rompiéndose", y Rumanía dijo que está dispuesta a asumir su cuota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine