El liberal Macri ultima ya el nuevo Gobierno argentino, con el foco puesto en la economía

El sucesor de Cristina Fernández será el primer presidente en décadas ajeno a los radicales y al peronismo, que mantiene la mayoría legislativa

24.11.2015 | 03:42
Macri, con su hija Antonia sobre los hombros, y su esposa, Juliana Awada, festejan la victoria con sus seguidores en Buenos Aires.

El liberal Mauricio Macri, presidente electo de Argentina, que asumirá su cargo el próximo diez de diciembre, ultimó ayer los detalles de un Gabinete en el que la economía tendrá un peso específico, con seis ministros afectos a ese área: Trabajo, Hacienda y Finanzas, Agricultura, Producción, Energía y Transporte. Con ese Ejecutivo, dijo Macri en su primera rueda de prensa, pretende "gobernar para todos" y dejar atrás la división política que sacude a la sociedad argentina.

Con el 99% del voto escrutado, Macri, cabeza de cartel de la coalición Cambiemos, se impuso el domingo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con el respaldo de un 51,42% de los electores, frente al 48,58 recogido por el oficialista Daniel Scioli. La victoria de Macri pone fin a doce años de gobiernos kirchneristas -centroizquierda peronista- y representa la primera vez en décadas que unas elecciones no llevan a la presidencia a un peronista o un radical.

El resultado electoral no refleja para el líder de Cambiemos un país dividido ideológicamente sino que apunta a un "cambio de época profundo" tras una "discusión que ha pasado por cómo se ejerce el poder". Macri, que llegará a la Presidencia con minoría parlamentaria, adelantó su intención de dialogar con el peronismo -que será la primera fuerza de oposición- para poner "al país en marcha", lo que "no significa que ellos se integren en nuestros equipos de gobierno", puntualizó.

El objetivo de Macri es "que el mundo sepa que los argentinos somos previsibles, en cualquier circunstancia", afirmó, para intentar despejar las numerosas incertidumbres que en los inversores extranjeros han causado estos últimos años los bandazos de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

Macri anunció, además, que hará una revisión de las cuentas públicas porque "Argentina no tiene un sistema de información creíble y confiable". Aunque evitó concretar sus primeras medidas económicas, resaltó su intención de levantar el llamado "cepo" sobre el cambio de divisas y adelantó que "habrá un único tipo de cambio (entre el peso y el dólar) y que el Banco Central intervendrá para que esté administrado".

Insistió Macri en su objetivo de lograr pobreza cero y unir a Argentina "tendiendo puentes" y reiteró su rechazo a la impunidad para los delitos de corrupción asegurando que, en su Gobierno, "todos estarán siempre a disposición de la Justicia". El nuevo presidente advirtió de que los jueces tendrán "libertad" para llegar hasta el "fondo" en las causas por los presuntos casos de corrupción que salpican al Gobierno de la presidenta saliente, Cristina Fernández.

Macri aclaró lo que quiso decir el pasado domingo cuando aseguró que no habría "ajuste de cuentas" en Argentina. El dirigente liberal se comprometió a mantener los juicios a los represores de la dictadura en aras de que "no haya impunidad con lo que ha pasado en los últimos años".

De igual modo, anticipó que su Gobierno declarará "la emergencia" de seguridad y profesionalizará las fuerzas policiales en todo el país. "Queremos empezar a trabajar desde el primer día para tomar control sobre el territorio", proclamó el presidente electo, quien aseguró que el combate contra la inseguridad y contra el avance del narcotráfico será "una prioridad absoluta" de su Gobierno. "Ha sido inentendible e imperdonable la inacción del Gobierno durante más de una década" en este ámbito, criticó.

También se refirió a la conversación telefónica que mantuvo anoche con la presidenta argentina, Cristina Fernández, tras el anuncio de los resultados electorales. "Me llamó para felicitarme. Dijo que estaba contenta y que me deseaba la mejor de las suertes", apuntó Macri, que se reunirá hoy, martes, con Fernández en un encuentro privado en la residencia presidencial de Olivos, en las afueras de Buenos Aires.

En las primeras horas tras la victoria de Macri, Ernesto Sanz, líder de la Unión Cívica Radical (UCR) y actor fundamental de la alianza Cambiemos, anunció su rechazo a entrar en el nuevo Gobierno, que justificó en "motivos personales". Sanz era la apuesta de Macri para la cartera de Justicia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine