El final de una polémica iniciativa en Francia

Hollande da marcha atrás y retira la reforma antiterrorista de la Constitución

El proyecto, que preveía la retirada de la nacionalidad a los condenados por terrorismo, causó la dimisión de la ministra de Justicia en enero

31.03.2016 | 04:33
Hollande, ayer, en la inauguración de la Feria de Arte de París.

El presidente de Francia, el socialista François Hollande, anunció ayer que renuncia al proyecto de ley que buscaba reformar la Constitución para incluir en ella el estado de emergencia y la posibilidad de despojar de la nacionalidad a los condenados por terrorismo. El proyecto de reforma constitucional, junto a otras medidas antiterroristas, desencadenó la dimisión de la ministra de Justicia, Christiane Taubira, el pasado mes de enero.

La marcha atrás, según anunció Hollande en una breve declaración en el Palacio del Elíseo, se produce ante la falta de consenso en la Asamblea Nacional y el Senado y la "hostilidad" de una parte de la oposición hacia ese proyecto, anunciado tras los atentados yihadistas que el pasado noviembre dejaron 130 muertos en París. El rechazo, aunque esto Hollande no lo citó, proviene también de las filas del propio Partido Socialista.

La pieza legislativa ahora anulada se componía de dos puntos: el primero contenía las condiciones en que podrá decretarse el estado de emergencia en Francia y el segundo fijaba las reglas bajo las cuales una persona puede ser despojada de la nacionalidad francesa en caso de ser condenada por terrorismo.

"He decidido cerrar el debate parlamentario, pero no me desviaré de los compromisos tomados tras los atentados de enero y noviembre (de 2015) para garantizar la seguridad del país y proteger a los franceses ante el terrorismo. Es mi deber y mi responsabilidad y la asumiré hasta el final y con la fuerza necesaria", dijo Hollande.

Tanto la Asamblea Nacional como el Senado habían reescrito el texto en primera lectura y las dos cámaras debían alcanzar una versión común antes de que el proyecto llegara a ser votado por todo el Parlamento reunido en Versalles en sesión bicameral, institución que en Francia se denomina Congreso.

Hollande admitió que no iba a ser posible alcanzar un compromiso en torno a la retirada de la nacionalidad y deploró "profundamente esa actitud", al destacar que ante la actual amenaza terrorista hay que "hacer todo para evitar las divisiones".

"El terrorismo islamista ha declarado la guerra a Europa, Francia, el mundo entero. (...) Esta guerra será larga", avanzó el presidente, antes de subrayar que esa cruzada requiere "a escala europea una acción determinada" y "una respuesta nacional a la altura de los desafíos".

Entre tanto, un macrosondeo publicado ayer por la prestigiosa universidad de Ciencias Sociales Sciences-Po, y basado en una muestra de 21.000 personas, auguró que Hollande no superará la primera vuelta de las elecciones presidenciales del año próximo, sea cual sea el candidato derechista, ya que sólo obtendría un 16% de los votos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine