05 de junio de 2016
05.06.2016

El Ejército sirio logra penetrar en Raqqa, el feudo por excelencia del Estado Islámico

El retroceso, combinado con el doble asedio en las iraquíes Faluya y Mosul, sitúa al grupo en su momento de más debilidad desde su eclosión en 2014

05.06.2016 | 06:08
Recogida de bienes transportados por un convoy de ayuda bombardeado en Alepo.

Las fuerzas del dictador sirio, Bachar al Asad, anunciaron ayer su entrada en la provincia de Al Raqa, principal feudo del Estado Islámico (EI), que tiene su capital en la ciudad del mismo nombre y extiende sus posesiones sobre Siria e Irak. Este revés, combinado con la ofensiva sobre las posiciones del EI en las localidades iraquíes de Faluya y Mosul, sitúa al grupo en su momento de mayor debilidad desde 2014. En la primavera de ese año, gracias a una serie de campañas relámpago, el EI hizo eclosión a ojos de Occidente y se convirtió en líder indiscutible de las huestes yihadistas.

Las fuerzas gubernamentales sirias avanzaron por el este de la provincia de Hama, situada en el noroeste del país, hasta alcanzar la demarcación provincial de Al Raqa. Ni el Gobierno de Damasco ni los medios oficiales han anunciado la entrada de las tropas en Al Raqa, pero la agencia de noticias siria SANA informó de los avances.

Según la agencia estatal, los soldados de Al Asad, apoyados por milicias leales al régimen, consiguieron cortar la principal vía de suministros del EI en esa zona tras hacerse con el control de una rotonda y un cruce de carreteras. En las operaciones abatieron e hirieron a muchos yihadistas.

Por su parte, el Observatorio añadió que al menos 26 yihadistas murieron, así como nueve militares del régimen, en los violentos enfrentamientos entre los dos bandos, en los que participó la aviación del Ejército sirio, apoyada por la de Rusia, que desde su intervención en el conflicto civil sirio el pasado septiembre ha inclinado la balanza de un modo muy claro en favor de Al Asad.

El Observatorio explicó que el objetivo de las fuerzas gubernamentales es llegar al lago Eúfrates (anteriormente conocido como lago Al Asad, de vital importancia para el suministro de agua en la zona) y hacerse con el control de la carretera que une Al Raqa con la vecina provincia de Alepo (noroeste).

Si las tropas de Damasco se hicieran con el control de esa área estratégica, el EI se vería prácticamente aislado y rodeado en la provincia de Alepo por tres flancos: por parte del régimen, por el sur y suroeste; por los rebeldes armados, en el oeste de Alepo, y por las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), por el este.

Las FSD, milicia kurdo-árabe apoyada por EE UU, lanzaron una ofensiva el pasado 24 de mayo contra los yihadistas en la provincia de Al Raqa, donde se han hecho con el control de una decena de municipios que estaban en manos del EI hasta el momento. El grupo yihadista, responsable de atentados en Europa como los de París y Bruselas, también está perdiendo terreno a manos de las FSD en Alepo, donde la milicia ha arrebatado al EI un total de 29 aldeas desde finales de mayo, con al apoyo aéreo de la coalición internacional liderada por EE UU.

Coincidiendo con estas ofensivas rebeldes y gubernamentales sobre Alepo, Rusia denunció ayer la entrada en combate de militares turcos en los suburbios del norte de la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine