20 de agosto de 2016
20.08.2016

Putin visita Crimea en plena escalada de tensión con Ucrania

El Estado Islámico reivindica un ataque con hacha a dos policías en Moscú como represalia a la guerra en Siria

20.08.2016 | 04:05
"EL EMPERADOR NO TIENE PELOTAS".

El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó ayer durante una visita sorpresa a Crimea que Rusia no tiene intención de "romper relaciones" con Ucrania, "a pesar de la falta de deseo de las autoridades actuales de Kiev" de mantenerlas. El viaje de Putin se produjo pocos días después de que ambos países aumentaran el número de tropas en el istmo que separa la península del continente, y tras la denuncia del Kremlin de que saboteadores de la inteligencia ucraniana habían tratado de "perpetrar atentados contra infraestructuras vitales" del territorio que Moscú se anexionó en 2014.

Como primera reacción al presunto sabotaje organizado por Kiev, Putin rechazó mantener nuevas reuniones con su homólogo ucraniano, Petró Poroshenko, en el llamado formato de Normandía, en el que ambos líderes dialogan directamente con mediación de Alemania y Francia.

La visita de ayer coincidió con el 25.º aniversario del golpe de Estado del ala "dura" del PCUS contra el presidente Gorbachov, que precipitó la extinción de la URSS. Caída calificada por Putin de "catástrofe geopolítica" por la pérdida de territorios que, como Crimea -donde aquellos días veraneaba precisamente Gorbachov-, habían pertenecido a Rusia desde tiempos de los zares.

Mientras, el presidente ucraniano alertó de que la probabilidad de que Rusia inicie una guerra en toda regla contra Ucrania "es notable". "La probabilidad de una escalada del conflicto sigue siendo notable. No descartamos una invasión rusa en toda regla. Nuestras Fuerzas Armadas están listas para hacer frente al enemigo en el este y en la frontera administrativa con Crimea", dijo Poroshenko.

Por otro lado, el Estado Islámico asumió la autoría del ataque que dos hombres armados con hachas llevaron a cabo el pasado miércoles contra dos policías en Moscú. Uthman Mardalov y Salim Israilov, que murieron en el atentado, aparecen en un vídeo afirmando que son "muyahidines" y que mantienen el juramento de lealtad al jeque Abu Bakr al Bagdadi. "Hemos elegido este camino de la yihad", dicen. Los terroristas agregan, asimismo, que Al Bagdadi les ordenó "vengar a las víctimas" de Irak y Siria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine