Una semana para el relevo en la Casa Blanca

China advierte a Trump de un choque militar si sigue adelante con sus desafíos

Obama cumple una de las exigencias del castrismo al liquidar la política migratoria que permitía quedarse en EE UU a los cubanos que tocaban tierra

14.01.2017 | 03:52
BIDEN, CONDECORADO.

China no ha esperado a la toma de posesión del presidente electo de EE UU, Donald Trump, para manifestar su malestar por sus declaraciones, o las de su equipo, sobre la futura política exterior de la Casa Blanca. El diario "Global Times", ligado al Partido Comunista, publicó ayer un duro editorial en el que advierte a Trump de que si sigue adelante con sus desafíos, las dos partes "deberían pensar en prepararse para un choque militar".

Las autoridades de Pekín están sin duda molestas por las acusaciones y amenazas de Trump relativas a sus políticas comerciales y financieras. Sin embargo, el artículo responde, en primer lugar, a las alusiones que el secretario de Estado designado por Trump, Rex Tillerson, hizo el miércoles durante su audiencia de confirmación ante el Senado, donde dio a entender que Washington no permitirá a Pekín tomar el control de las islas del mar de la China Meridional que se disputa con otros países vecinos.

Las disputas en ese mar, por el que discurre el 30% del tráfico marítimo mundial, enfrentan a China con vecinos como Filipinas o Vietnam por el control de islotes, a menudo deshabitados, en los que Pekín ha levantado o quiere levantar instalaciones militares. Las reivindicaciones chinas afectan al 90% de las islas.

"Como Trump todavía tiene que jurar su cargo, China ha mostrado contención cada vez que los miembros de su equipo han expresado puntos de vista radicales, pero EE UU no debería pensar que Pekín tiene miedo de sus amenazas", advirtió ayer el rotativo paraoficial., del mismo grupo editorial que Diario del Pueblo.

"A menos que Washington planee lanzar una guerra a gran escala en el mar de la China Meridional, cualquier otro método para evitar el acceso chino a esas islas será estúpido", aseguró el diario. que alude incluso a la posibilidad de que el conflicto adquiera dimensión nuclear.

Entre tanto, el presidente saliente, Barack Obama, sigue aprovechando hasta el último día para adoptar nuevas medidas. Ayer fue el turno de Cuba. Obama quiso rematar su deshielo, iniciado hace algo más de dos años, poniendo fin a la política migratoria que permite quedarse en EE UU a los indocumentados que, huyendo de la isla, logran poner los pies en el país. El final de la política conocida como "pies secos, pies mojados", fue acogida por sorpresa en la comunidad de exilados de Miami y era una de las principales reivindicaciones del castrismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine