25 de agosto de 2017
25.08.2017

La exfiscal venezolana entregará a España "las pruebas" de la corrupción de Maduro

El chavismo niega las acusaciones de Luisa Ortega mientras la oposición repudia los hechos denunciados y la anima a llegar "hasta el fondo"

25.08.2017 | 04:31
Luisa Ortega Díaz.

La exfiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, declaró ayer poseer pruebas que demuestran la "corrupción desmedida" del chavismo y de varios de los altos cargos del Gobierno venezolano, entre ellos el propio presidente, Nicolás Maduro. Concretamente, Ortega acusó ayer al dirigente chavista y diputado de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, de recibir 100 millones de dólares por parte de la constructora brasileña Oderbrecht.

Ortega afirmó tener pruebas de que ese dinero se depositó en una "empresa española" denominada TSE Arietis, que es propiedad de los primos de Cabello, Luis Alfredo Campos Cabello y Jerson Jesús Campos Cabello. También extendió sus acusaciones a su sucesor en la Fiscalía, Tarek William Saab, sobre el que aseguró poseer las copias verificadas de seis expedientes por corrupción relacionados con un presunto desfalco en la petrolera estatal PDVSA, a pesar de la destrucción de los expedientes originales.

Luisa Ortega, que abandonó Venezuela la semana pasada tras ser acusada de traición por el Gobierno de Maduro, llegó ayer a Brasilia para participar como invitada especial en la reunión de los fiscales de Mercosur. Allí, Ortega afirmó que "en Venezuela no hay justicia" y declaró ante la prensa que enviará las pruebas e informaciones que posee sobre la corrupción del chavismo y sus altos cargos a las autoridades de Estados Unidos, España y Colombia, así como a todos aquellos países que deseen investigarla "en virtud del principio de jurisdicción universal".

En lo que respecta a Maduro, Ortega también señaló que el presidente venezolano sería dueño de la empresa mexicana contratada por el Estado para la distribución de bolsas CLAP, el sistema paralelo de distribución de alimentos de su propio Gobierno contra "el capitalismo parasitario" y "la guerra económica" en Venezuela.

Estas declaraciones se producen dos días después de que Nicolás Maduro anunciara que pedirá una orden de arresto internacional a la Interpol contra la exfiscal general venezolana y su marido, el diputado chavista Germán Ferrer. "Lo que ocurre conmigo es por una serie de denuncias que hice", señaló Ortega para subrayar que sus investigaciones sobre la corrupción del Gobierno de Maduro son la causa de su persecución.

El dirigente chavista Diosdado Cabello respondió a estas acusaciones de la exfiscal venezolana asegurando que la cifra de la que habla "no cuadra" en las cuentas, puesto que, afirmó, "el presidente de Odebrecht" dijo que en Venezuela "se habían otorgado sobornos por 98 millones de dólares". Además, acusó a Ortega de no efectuar otras investigaciones que, presuntamente, implicarían a su marido en "una red de extorsión".

También el sucesor de Ortega, Tarek William, respondió que las acusaciones de una exfiscal general destituida por "faltas graves contra la moral y la ética" carecen "de toda validez".

La oposición venezolana, por su parte, repudió la corrupción atribuida al Gobierno de Maduro tras las declaraciones de Ortega. El líder opositor Henrique Capriles animó a la exfiscal a llegar "hasta el fondo" en esta investigación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine