Las lluvias retrasan la floración y las nuevas plantaciones

01.04.2013 | 03:28

Oviedo, M. J. I.


Las lluvias que no abandonan Asturias desde el pasado mes de febrero retrasarán la floración de los manzanos, que en circunstancias normales deberían «vestirse» de blanco a mediados de abril. La campaña de plantación de nuevos frutales, que suele realizarse en febrero, también acumula un considerable retraso.


El precedente más próximo a la situación actual se encuentra en el año 2010, cuando la primavera también se presentó con retraso por el intenso y continuado frío del invierno. Si el sol acompaña en abril, la demora será de unos quince días, ya que lo habitual en otras campañas es que las flores broten a mediados de abril, mientras que este año habrá que esperar casi a mayo.


Los cosecheros también viene observando desde hace unos años que la aparición de las primeras flores de los frutales de las variedades más tempranas se aproxima a las fechas de floración de las tardías.

Cosecheros en alerta


Los casi 400 cosecheros de sidra adscritos a la sección de manzana de la Cooperativa Campoastur quieren «salvar» la producción de manzana autóctona de calidad y para ello plantean abastecer el mercado sidrero asturiano con fruta de las variedades propias.


Rentabilidad


Estiman necesario profesionalizar y modernizar el sector a fin de hacer del cultivo de manzana de sidra una actividad rentable en el campo asturiano.


Interés creciente


El interés que despierta la plantación de manzanos en la región es indudable. Los socios de Campoastur reúnen más de 1.000 hectáreas y en 2012 la superficie se ha incrementado en treinta.


Mezcla ideal


La mezcla justa de variedades es el secreto para obtener la mejor bebida. Entre las reconocidas para sidra con denominación de origen se encuentran la Coloradona, Collaos, De la Riega y Durona de Tresali.

Enlaces recomendados: Premios Cine