18 de agosto de 2016
18.08.2016
Lne.es »
Me quedo en el pueblo
Villanueva

La inspiración del Paraíso

Pierre Boutonnet y Marie Pierre Duquesnay dejaron Francia para vivir en Folgueras (Santo Adriano de Tuñón), donde ofrecen alojamiento en su casa en plena naturaleza

18.08.2016 | 05:03
Pierre Boutonnet y Marie Pierre Duquesnay, con su hija Lila, ante el impresionante paisaje que se ve desde Casa Folgueras, en Villanueva (Santo Adriano).

Para Pierre Boutonnet, Asturias tiene un gran potencial turístico para los amantes de la naturaleza, siempre que se trate de un turismo sostenible, respetuoso con el medio ambiente y amante de la tranquilidad y la observación del mundo animal. No deja de sorprender el giro que le dio a su vida junto a su mujer, Marie Pierre Duquesnay, y sus hijos Lila, de 10 años y Martin, de 12, que dejaron su país para trasladarse a vivir a un rincón singular y de especial belleza, en lo alto de un monte, y con unas vistas espectaculares.

"Soy guía y organizador de viajes por la naturaleza desde hace veinte años. He organizado viajes por todo el mundo, pero especialmente en Sudamérica, Francia e Italia. Toda nuestra clientela principal es francesa. Durante uno de mis viajes por el norte de España visité en Asturias el parque natural de Somiedo para avistar osos. Mi especialidad son los mamíferos, y empecé a venir por eso unas tres veces al año". Entonces comenzó a madurar la idea de vivir en Asturias con su familia. "Después de buscar mucho, me hablaron de este lugar -Folgueras-, una finca con una cabaña y una cuadra de un vecino donde había colmenas que dañó el oso. Estaba en muy mal estado. Compramos la finca y las edificaciones y se hizo una obra inmensa de rehabilitación y adecuación. Se mantuvo parte de la casa original y luego se hizo una construcción nueva. La obra empezó en septiembre de 2014 y abrimos el año pasado". El alojamiento lleva el nombre de la propia finca, Casa Folgueras.

Además de vivir allí ofertan, junto con la organización de viajes para avistar fauna, una casa rural -cuya capacidad es de ocho a diez personas- de alquiler íntegro. Como explica Pierre, "la gente que viene a alojarse aquí son amantes de los animales y de la vida tranquila. Todos mis clientes son franceses, llevo trabajando con ellos muchos años y me conocen. Desde aquí organizo todo tipo de viajes tanto por este concejo como por los Picos de Europa, Somiedo, para ir a ver la fauna, incluso fuera del Principado, pero Asturias es una tierra con mucho futuro turístico, hay un potencial muy fuerte en turismo de naturaleza que no es lo suficientemente conocido. No hablo de grandes masas turísticas, todo lo contrario, hay que atraer un turismo que no destruye, sino que conserva. Tenemos un paisaje maravilloso y una fauna digna de admirar. Hay que trabajar todos en conjunto para lograrlo llevando a cabo proyectos de turismo sostenible y respetuoso con el medio ambiente".

Marie Pierre, por su parte, sigue trabajando en una empresa de servicios informáticos desde su casa en Folgueras y una vez cada dos meses viaja a París. Para sus hijos, Lila y Martin, los tres primeros meses de adaptación al entorno y la escuela no fueran fáciles, sin embargo, hoy por hoy, son unos enamorados del lugar donde viven en Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine