Curso acelerado de piloto

Antes de acceder a los mandos del F1 es preceptivo someterse a un exhaustivo curso de iniciación

 02:54  

Le Castellet (Francia),
J. PINO
Cuando te presentas en el circuito Paul Ricard comienza un largo proceso para convertirte en el menor tiempo posible en «piloto» de F1. Lo primero, el equipamiento. Mono ignífugo, botines, casco, guantes y sotocasco. Ya eres un clon de Fernando Alonso o Nelson Piquet, sólo que con algunas decenas más de kilos y también bastantes años más.
Los «briefing» a cargo de monitores por las distintas salas del circuito son la constante de las primeras horas, salpicadas de algún que otro escarceo para visitar los box donde se encuentran los monoplazas, desde los F1 Renault a los Mégane Trophy y los Fórmula Renault de las monomarcas de circuitos.
El aprendizaje lleva buena parte de la jornada, y es que llegar, sentarse y pilotar, vamos a decir conducir, el F1 sería casi imposible. Por ser conciso, no podríamos ni moverlo por el pit lane. Sin el proceso de puesta en marcha bien aprendido, el coche se calaría constantemente.
Trayectoria idónea
La gráfica del trazado del circuito Paul Ricard, así como los distintos elementos del F-1 están por todas las salas. Con puntos de distintos colores se señala en el trazado dónde hay que frenar, reducir, girar el volante e ir al vértice de la curva. En principio, todo muy fácil. Luego hay que llevarlo a la práctica.
El monitor recalca: conviene frenar con decisión y luego quitar presión para no bloquear. Luego, acelerar progresivamente y sólo cuando la dirección esté totalmente recta. Parece un consejo más, luego iría viendo que era muy importante.
Del monitor que instruye sobre el trazado y sus teorías, al monoplaza de la Fórmula Renault, un coche con 185 caballos, cambio secuencial de 6 velocidades, sus alerones, ruedas de competición e incómodo interior de difícil acceso.
Baqueteado tras unas vueltas en las que intentas aprender las trazadas, pasas por la sala de telemetría, donde te ponen «rojo» por los errores cometidos, y eso con un coche con la cuarta parte de potencia que un F-1. La cosa, evidentemente, no es tan fácil.
Viene luego, el fisioterapeuta. Éste te somete a diversas pruebas de esfuerzo, tensión y actúa con diversos ejercicios físicos sobre la resistencia del cuello, cadera y tórax. Para los reflejos, una máquina denominada Batak.

  HEMEROTECA

















 

Concursos LNE
CONCURSOS
Mi moto y yo

Mi moto y yo

Envíanos tus imágenes con tu moto y consigue grandes premios. Consulta las bases del concurso

ESPECIAL F1

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en Ferrari

 

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya