Toyota

Beneficios fiscales para la totalidad de la gama híbrida

06.08.2015 | 05:37
Técnico revisando la presión de un neumático.

Toyota extiende su programa de financiación "Pay per Drive", de pago por uso, a toda su gama. Disponible en AYGO, Yaris, Auris y Auris Touring Sports, ahora llega al resto de modelos que se venden en España. "Pay per Drive" es una fórmula de financiación accesible y flexible. Permite acceder a un vehículo Toyota con la comodidad de pagarlo mes a mes y la libertad de elegir qué hacer con él al cabo de 2, 3, o 4 años.

La presión correcta es diferente para cada vehículo y para cada medida de neumático. Los fabricantes la indican en el manual de mantenimiento y también mediante un adhesivo situado generalmente en la tapa del depósito de combustible o en la parte de chapa que queda a la vista al abrir la puerta del conductor. Existen dos presiones de inflado: la normal y otra para cuando el coche va a plena carga.

Un exceso de presión conlleva menor agarre, mayor riesgo de reventón, pérdida de comodidad y posibles averías en los sistemas de suspensión y dirección . Lo normal es que el fallo en la presión de los neumáticos sea por defecto debido a falta de mantenimiento.

¿Qué sucede con una presión de aire insuficiente?

- Se reduce la adherencia y se produce un mayor flaneo en las curvas, lo que genera una pérdida de precisión, posibles reventones e incluso se podría llegar a desllantar en plena curva.

- Riesgo de reventón por sobrecalentamiento. El aire interior del neumático ayuda a que éste refrigere. Cuando la presión está por debajo de lo recomendado, tiene menos capacidad de disipar la temperatura y además el neumático sufre más deformaciones que la incrementan, por lo que el riesgo de sufrir un reventón se eleva notablemente.

- Aquaplaning. En caso de circular sobre suelo mojado, unos neumáticos con la presión por debajo de la recomendada tienen más probabilidades de sufrir el efecto aquaplaning, situación en la que el neumático no es capaz de evacuar toda el agua y pierde contacto con el asfalto.

- Frenadas más largas. Unos neumáticos bajos de presión tienen menor adherencia y, por tanto, el coche necesita más metros para reducir su velocidad que con esos mismos neumáticos a su presión correcta.

- Mayor desgaste. Mayor rozamiento, mayor temperatura y mayores torsiones hacen que los neumáticos, a presión por debajo de la recomendada, se desgasten con mayor velocidad, más rápidamente cuanto menor sea la presión.

- Mayor consumo. Al aumentar la resistencia a la rodadura, el esfuerzo para mover el coche es mayor, por lo que se incrementa el consumo de combustible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2013

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en Ferrari

 

Videos Motor

Enlaces recomendados: Premios Cine