Los primeros 25

 
Los primeros 25
Los primeros 25 

ERNESTO BURGOS Acaba de salir a la calle el número especial de «Alto Nalón», veinticinco años nada menos, y desde aquí quiero enviar públicamente una felicitación a su director, Albino Suárez, manifestándole mi agradecimiento como lector de su obra y especialmente de esta revista, que seguramente está entre sus criaturas más queridas. Lo hago, como es lógico, a título individual, pero en el convencimiento de que estoy representando a muchos otros. Tengo esa certeza porque es una opinión que recojo a menudo cuando las conversaciones giran en torno a la defensa de nuestra cultura tradicional y se detienen en la labor que él viene realizando desde Laviana.

No descubro nada nuevo. Albino ha recibido ya el reconocimiento de diferentes asociaciones de todo tipo y de la prensa regional y cuenta en su palmarés con galardones como el «Urogallo de bronce» del Centro Asturiano de Madrid, por citar sólo uno; pero estas bodas de plata son una buena ocasión para seguir animándole a no cejar en su trabajo.

Albino Suárez es un paradigma de erudito de las Cuencas. Aquí, cuando se tienen inquietudes culturales, se siente la responsabilidad de interesarse por todo, como lo hacían los humanistas clásicos, a sabiendas de que si no se hace así, muchas veces la oportunidad de conservar lo que se está viendo desaparece para siempre. Y esto no es sencillo porque además hay que ir salvando los obstáculos del desinterés y la desidia de quienes tienen la obligación de mimar estos proyectos.


Seguramente ni él mismo lleva la cuenta de sus libros -más de cincuenta- ni de los centenares de artículos pergeñados sobre temas que van desde la tonada a la mitología, pasando por las costumbres, la gastronomía o la historia de los concejos altos del valle del Nalón.


Su obra es tan extensa, crítica y variada que le ha convertido en uno de los poetas más prolíficos de Asturias, tanto en castellano como en bable, dejándole tiempo también para convertirse en el mejor biógrafo de Alfonso Camín, aunque sin desmerecer ninguna de estas facetas ni olvidar sus sabrosas colaboraciones periodísticas, para sus paisanos será siempre el mejor cronista de sus cosas y yo lo veo como la última voz de la mina, el testigo de un mundo que hemos visto desaparecer ante nuestros ojos y del que, aunque nos pese, sólo quedan ya los últimos estertores.

Sus desvelos por guardar el recuerdo de esta actividad que ha centrado la vida de la montaña central de Asturias durante más de un siglo le convierten en un referente indispensable para todos aquellos que quieran conocerla y la revista que ahora cumple años es la columna vertebral en la que se ha ido sustentando este trabajo.

La colección de «Alto Nalón» o «Temas de Asturias» -tanto monta- supera ya los 252 números, lo que la convierte en la decana de la prensa cultural de esta región, constituyendo un verdadero archivo de lo cotidiano en el que se encuentran opiniones, testimonios y una impresionante documentación de fotografías que en ocasiones sólo pueden verse en sus páginas.

En los últimos años han salido a las librerías numerosos trabajos sobre el mundo minero, casi todos muy rigurosos e impecables en el manejo de datos y cifras; pero al método académico le suele faltar corazón, que es lo que sobra en esta publicación. Su interés reside en que su director siempre ha bebido de lo cotidiano, guardando las anécdotas y los desvelos de los personajes que entregaron su existencia hasta extremos que hoy podemos calificar de heroicos con el único afán de que los suyos pudiesen sobrevivir.

La labor de Albino -protagonista y testigo de este mundo- no es fácil, si se tiene en cuenta que a su faceta de escritor debe sumar también las de editor, publicista, distribuidorÉ de ahí que quienes aspiramos también a poner nuestro grano de arena para que todo esto no se pierda le debamos nuestro reconocimiento porque encontramos en él una fuente de ánimo que nos ayuda a seguir en este empeño cuando caemos en el desanimo de pensar que escribir sobre lo nuestro es tan inútil como echar agua en una cesta de mimbre.


Este aniversario de «Alto Nalón», sin fastos ni alharacas, se convierte en un acontecimiento cultural que sus lectores debemos celebrar de la mejor manera: releyendo sus artículos y volviendo una vez más a identificarnos con los hombres y mujeres que nos contemplan desde los instantes que detienen para siempre sus retratos, así no olvidaremos nunca quienes somos ni de donde venimos.


Felicidades amigo, gracias maestro.

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya