Lne.es » Nueva Quintana
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

La señal

 07:24  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
La señal
La señal  

M.ª ESTHER GARCÍA LÓPEZ Vimos la señal puesta tres de casa, como otres veces, pero güei inda rellumaba más el blancor de la sábana tirada enriba'l bardial. Daben de lleno los rayos del sol ya illuminaben aquella sábana que pa nada yera anuncia de lluz.

-Hai señal en ca La Cubera, dixo la madre, hai que dir allá, lo mesmo pasó daqué.

Garró la la manta negra que siempre echaba penriba'l llombu, a mou de toquilla, y salíu acarricando pa casa la so fía. Un corvachón perseguíala pel camín corviando ensin parar, y a ella poníase-y carne de pita.

La so fía fuera casar p'aquella casa que taba más o menos a un kilómetru de camín. Daquella les comunicaciones ente la xente yeran bien distintes; cuando había una urxencia o había que dar un recáu poníase la señal, una sábana blanca que llamaba l'atención de la familia o vecinos, dalgo que polas duas partes sabíen interpretar.

Llegóu la madre sollando. Ella nun gastaba muncha salú y costaba-y trabayu xubir la cuesta que la llevaba a casa la so fía. Na corrada taba la consuegra, una muyer de mal fuxtax que nun se llevaba nada bien cola nuera y siempre taben engarraes. Ella nun quería de nenguna manera dexar el garfiellu. Tresa, namás fuera p'aquella casa pa tar tirada pelos praos y peles tierres como burra de carga y garrando feixes, trabayando tol día albentestate, fixera fríu o calor.

La consuegra, al vela, echó una cascarada de risa bruxa y xubió pa la panera enseñando dende la escalera tol culu.

-Tabas bien non esfotando a la to fía, alcahueta. ¡O nun sabes que los problemes del matrimoniu arréglense debaxo les mantes!-Díxo-y la bruxona rabiada.

Sí, pero los problemes yeren mui gordos y nun yeran sólo de dos. Aquella muyerona metíase no mediu y enredaba al fíu contra la so muyer, por más qu'a él, que yera un bon sinvergüenza, tampoco-y facía falta muncho.

Tresa yera dende pequeña una moza enxencle, menuda y hasta un poco enfermiza. Dicíen que garrara'l mal del filu de nena y dende aquella nunca más oleciera. Endelgazaba y endelgazaba y nun yeren quien a qu'espoxigara. De mélicu en mélicu y nun-y daben cola malura, hasta que determinaron llevala a una muyer que-y llamaban "la meiga". Viniera de Galicia a casar pa un pueblu cercanu y dicíen que yera bruxa. Ella cortó-y el filu y dende entós crióse un poco meyor. Pero l'ello ye que nunca curó del todo. Yera de mui poco comer y siempre taba delicada.

En cuanto encomenzó a ser mozuca los sos pas taban mui esmolíos. Yera ruinuca y nun sabían onde diben "colocala". Había ser enantes de cumplir los venti, sinón el so destín yera quedar pa vistir santos, pensaban ellos. Asina, ofreciéron-yla a aquel mocetón, que-y llevaba lo menos diez años, un animalón altu como un pinu y retrepu y burru como'l qu'apareyaban na corte. Diez años más vieyu qu'ella, los mesmos que llevaba con una moza del pueblu, que la dexara diba pocu tiempu, después d'empreñala. Cansóse'l borricón de la moza de siempre y, nesi mediu tiempu, aprovecharon los d'Arriba pa meté-y la fia polos güeyos. La nena tenía 18 años y dában-y un bon dote y un bon axuar. Ella yera amás carne tienra y nueva, ensin estrenar.

La casa La Cubera tenía bona facienda, había criaos pa las sementeras y collechas, y Tresa, que nun valía pa muncho, nun tendría que salir a fuera a trabayar. Eso yera xusto lo que los sos pas pensaban.

La boda amañóse en cuatro díes, enantes de que parira la otra. Los d'Arriba taben que nun cabían es sí.

A los pocos meses casóse'l so hermanu pa casa. Él yera'l mayorazu y taba esperando a sacar a Tresa pa traer la d'él, una roxona que-y sacaba una cuarta, blanca y nieta como la mantega, quiciabes pa compensar lo que pasaren cola so hermana.

En casa La Cubera, pa onde casara Tresa, les coses nun fueron bien dende'l primer momentu. La suegra, un bruxa puercóna que secaba los platos col mandil y nun dexaba a Tresa arrimase pa nada a la cocina. Tresa taba na so casa como una pimpolla, nunca saliera a trabayar fuera, nin sabía dar golpe, más que nada polo ruina que se criara. En Ca La Cubera, dende día postreru a la boda, punxéron-y el maniegu al llombu, la gadaña na mano y echáronla pal prau a segar.

Ella lloraba, lloraba, pero como-y dicía'l so pá "hai qu'aguantar mi nena, qu'en to casa yá hai otra, y esa veyona nun vei durar siempre".

Dende que llegó Tresa a aquella casa, poques veces llamaben obreros. Únicamente cuando s'ayudaban los vecinos ente ellos, había dalgo más de xente pa trabayar. Y pa eso había que devolver el favor que siempre-y tocaba a la probe Tresa.

L'home, que yera un borricón, cuasique que la enseñó a too a palos, amenábala tol día y nun sabía dir a nengún lla a trabayar sin ella. Mal comida, maltratada y despreciada, llegaba la nueche y a "cumplir" na cama, magar él tamién se desfogara con otres pelos alredores. Delles taben meyor trataes y más descansaes, y el cuerpu pidía-yos "guerra". Ente elles l'antigua moza, qu'enxamás se resignó a renunciar a él, y teníalu de xemes en cuando, hasta que-y fixo otra barrigada.

Too yeren comentarios. Tol mundu sabía lo que pasaba naquella casa y nun entendíen como los sos pas nun sacaben a Tresa d'aquel infiernu. Pero Tresa, con 25 años, yá tenía cuatro fíos, y nun sabía pa ónde dir con ellos. Partos toos difíciles. Nel últimu tuviera a puntu desangrase. A los pocos días de parir, la suegrona echábala de casa a trabayar. El nenu yá-y lu cuidaba ella. Tresa dába-y la teta y en cuanto acababa arrampuñába-ylu la suegra de les manes pa qu'ella nun perdiera munchu tiempu.

Una casa de bona facienda pero mui trabayosa, y lo peor, que pa Tresa yera un infiernu dafechu. Ella taba escueirada y consumida.

Pola mor de la situación, hubiérales "mui gordes" ente les families. Los pas de Tresa fueran yá unes cuantes veces allí a intentar poner orde, pero nun fueren quién a ser valientes y sacar la so fía d'aquella casa. Cada vez que diben echábenlos d'ellí de mala manera. El más, el palafustrán del home, qu'enxamás s'encaró cola so ma. Ella yera quien enredaba y mandaricaba too y nadie-y tosía. Con too esti panorama, aquella señal, tan ceo, nun la podía poner naide, namás que la so fía pa pidir ausiliu. Sinón pa nada los llamaban.

Tres de la madre, salieron el padre y l'hermanu, camín de ca La Cubera. Ellos dalgo malo sospechaben.

Dende más arriba casa y oyeron les voces na corrada de la engarradiella que s'armara cuando llegó la madre de Tresa, como otres munches veces. Los nenos lloraben a gritos, y'l padre soltó-ys una bona xostrada y zarrólos nel cuartu. Tresa, nun valle de llárimes, con un renegrón na cara, taba zarrada no cuartu cola ropa los nenos metida nuna saca, y la d'ella n'otra. Abrío-y la puerta a so pá, mientres les otres dos muyeres se dicían de too na cocina. Al pá partió-y l'alma'l ver la so fía d'aquella manera.

-Y ónde vas mio nena, ónde vas tu agora con cuatro rapacinos. Val más qu'intentes arreglalo. Una vez más el pá quería arreglar la situación. Ella tuviera tola nueite con muncha fiebre, y pela mañana yá-y diera una bona somanta porque nun podía llevantase a despachar el ganáu.

Foi entós cuando determinó poner la señal. Esta vez pa que los vinieran a buscar a ella y a los nenos.

El pá intentó poner orde.

-Bueno, lo primero, hai que traé-y el médicu.

Tuvo que contenese muncho sintiendo los xuramentos de Falo, l'home de Tresa, que , sin otra esmolición, garró'l burru y foise engafentáu pa la yerba.

L'hermanu arreó a busca-y el médicu y la veyona garró los nenos y marchó con ellos pa la Ribera a cuidar les vaques.

El mélicu cuando vio'l cuadru, encomenzó a mover la cabeza.

-Esto nun se puede consentir, non, non. Nun se puede consentir. La sua fía ta mui alcanzada.Y llamó al padre, a parte, a falar con él.

-Mire, hai que callar polos nenos.-dicía'l pá con tristura. Y además cuanto más faigamos peor.

Fueron a buscar la caballería, abrigaron a Tresa, y lleváronla pa casa. D. Pascual púnxolos no peor, y encamentó-yos face-y los remedios al pie la lletra.

Cada día Tresa diba a menos, yá nun respondía a les melecines. El mal del alma ye mui difícil de curar. El sufrimientu, agraváu porque a los sos fíos nun-yos dexaben dir a vela, empeoraba inda más la so situación. Los palos, la mala vida y la tristura fueron consumiéndola poco a poco. Too encomendó a falla-y. Aquella enfermedá nun tenía cura. Esta vez, nun valieron nin médicos, nin meigas y en poco más d'un mes a Tresa lleváronla pa la furaca. Allí descansa de los malos momentos, desprecios, fame, y malos tratos que sufrió en ca La Cubera.

Na casa La Cubera güei ta la primer novia de Falo, qu'en cuatro días apuróse a ocupar la cama que dexara Tresa, y llevó los dous nenos con ella, que tamién yeren de Falo. Familia numberosa. Los nenos de Tresa tienen agora madrastra.

En casa d'Arriba yá nun verán enxamás la señal de la so fía pidiendo socorru.

M.ª Esther García López

Nace en La Degollada, Valdés. Es Licenciada en Pedagogía, experta en Filología Asturiana por la Universidad de Oviedo y maestra de Primera Enseñanza. Es miembro correspondiente de l'Academia de la Llingua Asturiana.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

     CONÓZCANOS: CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES    PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS|CONTRATAR  
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad