EN DIRECTO
Lne.es » Nueva Quintana
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

Xosé Antonio García, el poeta que hablaba con la muerte

El autor mierense es una de las figuras más desconocidas y personales del Surdimientu

 07:24  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Xosé Antonio García.
Xosé Antonio García. 

JOSÉ LUIS ARGÜELLES Xosé Antonio García murió el 18 de junio de 1997 en el piso familiar de Mieres del Camino, en la calle de Valeriano Miranda, con el Código Penal entre sus manos de ávido lector. Tenía 36 años y unas cuantas cicatrices que procuraba ocultar detrás de su gesto de flaco serio o tímido, según a quién preguntemos, y algunos fracasos de los que podía hablar durante horas dependiendo de la compañía o si la noche y la barra eran propicias. No dejó demasiadas posesiones, acaso las ilusiones perdidas, de las que escribió Balzac, y numerosos sueños rotos, como casi todos los entusiastas a los que la vida llega a golpear minuciosamente. Y dos libros desolados, extraños, singulares, tensos e intensos, de los que entonces se habló muy poco, pero que han ido creciendo con el tiempo en la estima de la mayoría de los lectores de poesía asturiana. Aquellos dos volúmenes, «Cuartetu de la criación» (1989) y «Alcordances d'un home muertu» (1995), forman parte hoy de la mejor biblioteca del Surdimientu, el movimiento de renovación de la literatura asturiana que surgió tras la muerte de Franco, en 1975, y que se prolonga hasta nuestros días.

La Consejería de Cultura y su Dirección de Política Lingüística dedican la XXXI Selmana de les Lletres Asturianes, cuya celebración comenzó ayer en Mieres, a recordar la figura y la obra de Xosé Antonio García, un poeta al que su prematura muerte, el alejamiento de la vida literaria y cierta miopía crítica le privaron durante años del reconocimiento que llega ahora, casi trece años después de un fallecimiento del que sólo dio cuenta este periódico. La publicación de «Poesía» (Trabe), un volumen que recoge casi toda su obra lírica, viene a saldar una deuda con un autor que no fue incluido en su día en ninguna de las antologías importantes sobre el Surdimientu. La historia de la literatura se hace así en ocasiones, pero es extraño que en un mundo cultural tan reducido como el del Principado, donde se elogia casi todo por el mero hecho de estar escrito en asturiano, la poesía de este autor riguroso, de verso tan personal, de tono denso y metafísico, haya merecido tan escasa atención hasta ahora. Ese libro se complementa con otra publicación coordinada por Ismael González Arias, «Xosé Antonio García, un poeta nel fin de sieglu», que propone, con la reunión de textos y fotos, una semblanza del escritor mierense y de su espacio familiar y físico, el Mieres acosado por las reconversiones industriales de las últimas décadas del siglo XX.

Xosé Antonio García -«Pin», para la mayoría de amigos y conocidos- nació el 3 de mayo de 1961 en Cuarteles de Santa Bárbara, cerca de Bustiello, en la parroquia mierense de Santa Bárbara. Fue el hijo único de Salvador García Farpón, un minero de la localidad allerana de Boo, y de Lourdes Álvarez Fernández, de Serandi, en Proaza, ambos ya fallecidos. Tuvo una temprana vocación literaria. Su primer poema en asturiano está fechado a finales de 1972, con tan sólo once años. Estudio Educación General Básica (EGB) en el Colegio San Isidoro, en Oviedo, y hay constancia documental, porque así lo recogió la revista minera «Hulla», de que ganó un premio nacional de redacción cuando el escritor tenía trece años.

La pasión de Xosé Antonio García por la literatura se incrementó cuando empezó a estudiar Bachillerato en el Instituto Bernaldo de Quirós, en Mieres del Camino, un centro dirigido entonces por la ya fallecida catedrática Carmen Díaz Castañón en el que había una intensa vida cultural. También se aproxima al asturianismo militante. Su obra está atravesada, desde sus primeros hasta sus últimos poemas, de una honda preocupación por el estado de las cosas del país, de una voz en la que confluyen los ecos amargos de Quevedo y los tonos elegiacos del «Hiperión» de Hölderlin. En 1978 inicia estudios de Filología en la Universidad de Oviedo y sus textos, firmados con el seudónimo de Fosa, empiezan a publicarse en algunas de las revistas que dirigía Nel Amaro o en otras como «Lletres Asturianes». El 13 de mayo de 1980 lee sus poemas en el primer Día de les Lletres Asturianes. Un año más tarde se casa con Belén Bouza y en 1982 nace su único hijo, al que puso el nombre de Dámaso en homenaje al autor de «Hijos de la ira».

Pese a ser un poeta precoz, Xosé Antonio García no publica su primer libro, «Cuartetu de la criación», hasta 1989. Fue el volumen inaugural de la colección «Teodoro Cuesta», vinculada a la Casa de Cultura de Mieres. Es un poemario en el que hay influencias evidentes, de Garcilaso a Pessoa, de Eliot a los mejores clásicos asturianos, pero en el que, junto a cierta voluntad de mostrar el dominio métrico y otros recursos del oficio, hay también un sello personal, un timbre propio y una preocupación que comparte con los mejores poetas de la segunda generación del Surdimientu (Antón García, Xuan Bello, Lourdes Álvarez, Berta Piñán?) por poner en hora el reloj de la poesía en asturiano. El tema central de ese libro, en el que hay muchos guiños culturalistas, es la reflexión sobre el hecho mismo de escribir, es decir, su clave es la metapoesía. Pero hay, además, versos que ya adelantan los tonos sombríos, el lenguaje conciso y sin concesiones de su segundo libro, «Alcordances d'un home muertu», publicado en 1995, seis años más tarde, por Editora del Norte, la empresa que entonces dirigía en Mieres Baristo Lorenzo.

Son años duros para el poeta. Sus empresas y proyectos fracasan uno tras otro y no logra dar una mínima estabilidad a su vida. En 1993 fallece Lourdes, la madre de Xosé Antonio, con la que éste tenía un gran parecido físico. Esa muerte provocó en el escritor un dolor y una conmoción que son el motor de la desolada y concisa escritura de «Alcordances d'un home muertu», uno de los libros imprescindibles de la poesía asturiana de todos los tiempos. Reúne versos de un sobrecogedor nihilismo, de un oscuro aliento existencial que parecen dar noticia, leídos hoy, de una profunda intuición sobre la muerte.

Entre uno y otro libro, coincidiendo con las grandes movilizaciones mineras de principios de los años noventa, Xosé Antonio García se afilia al PCA y comienza a colaborar como asistente del grupo municipal de IU de Mieres. Llega incluso a figurar en uno de los puestos de relleno de la candidatura electoral local de la coalición, donde defiende posiciones asturianistas. Tras la muerte de su madre monta un invernadero en Serandi e intenta, sin éxito, dedicarse al cultivo de las flores. Trabaja aquí y allá, casi siempre en la hostelería. Viaja a Cuba. Regresa con nuevos proyectos, incluido el de escribir una novela. Todo se frustra por una u otra razón. Sólo le queda la poesía, a la que se mantiene fiel hasta su último día.

La preparación del volumen que recoge la obra de Xosé Antonio García, labor en la que han intervenido la filóloga Laura Rodríguez Solís y quien firma estas líneas, ha deparado alguna sorpresa. En las carpetas que el escritor mierense dejó a su muerte han aparecido varios poemas inéditos, incluido un nuevo libro muy avanzado, «Voz en off», que permite ver los caminos expresivos que exploraba su autor y donde se mantienen las obsesiones que presiden sus mejores textos. El poeta que hablaba con la muerte sigue vivo en esos versos.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

     CONÓZCANOS: CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES    PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS|CONTRATAR  
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad