ÚLTIMA HORA
Lne.es » Nueva Quintana
 Noticia anterior   Noticia siguiente 
Apuntes del natural

Una casa en un árbol

Las plantas epifitas se las han ingeniado para vivir sobre otros vegetales, sin enraizar en el suelo, como forma de obtener ventaja en la competencia por la luz solar

 16:57  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Mata de arándano epifita, desarrollada sobre un nudo del tronco de un roble.
Mata de arándano epifita, desarrollada sobre un nudo del tronco de un roble. l. m. arce
 MULTIMEDIA

LUIS MARIO ARCE
Los científicos estiman en torno a 30.000 el número de especies de plantas epifitas: aquellas que crecen sobre otros vegetales (el término deriva del griego «epi», «encima», y «phyton», «planta») usándolos únicamente como soporte (por tanto, el concepto excluye a las parásitas, como el muérdago y la hiedra, que se nutren a expensas del huésped -forófito es su denominación botánica- y llegan a matarlo). La mitad de esas plantas habita en regiones tropicales (un ejemplo clásico son las bromelias), pero también existen epifitas en nuestras latitudes, principalmente líquenes y helechos.

El símil de la casa en un árbol ilustra la situación física de estos vegetales. Ahora bien, ¿cómo se abastecen de agua y de alimento estas plantas sin contacto con el suelo? En primer lugar, están adaptadas a la escasez: de agua, de minerales y de nutrientes. Pero, por poco que sea, de algún lugar tienen que obtenerlos. El agua la consiguen del aire y de la lluvia. Ciertas especies han desarrollado aljibes naturales, órganos de almacenamiento, bien externos (hojas en forma de embudo), bien internos (parénquimas acuíferos, cuya existencia se advierte a simple vista por el aspecto suculento de tallos y hojas), así como pilosidades que reducen la deshidratación. Diversos mecanismos fisiológicos cumplen la misma función de limitar la pérdida de agua.

Buena parte de la comida que nutre a las plantas epifitas les llega por precipitación desde las partes más elevadas de las copas, de modo que son frecuentes las estructuras preparadas para recoger ese «maná». La simbiosis con otros organismos es una solución práctica para resolver el problema de la obtención de alimento (diversas orquídeas la aplican). Y, aunque no lo parezca, en los árboles hay «suelo» incipiente: compost creado por los restos vegetales que se acumulan en las grietas de la corteza y en los huecos y que, además de materia orgánica, provee minerales y humedad. Para conseguir nitrógeno, que también es necesario, algunas especies tropicales han optado por asociarse con hormigas y otros insectos que lo fabrican (sus desechos les proporcionan una cantidad suficiente), para lo cual han modificado sus rizomas (helechos) y sus bulbos (orquídeas), creando cavidades en las que aquéllos se alojan. Asimismo, han variado la estructura de sus flores y de sus inflorescencias para favorecer el éxito reproductor.

Con tanta complicación resulta evidente que la vida de las epifitas no es fácil. ¿Por qué encaramarse entonces a otras plantas? La respuesta es la que dicta la lógica: para tener ventaja en la competencia por la luz, un bien imprescindible (para la fotosíntesis), que resulta caro y esquivo en el suelo del bosque.

A la hora de buscar un hueco, un lugar en el que acomodarse, estas plantas son más selectivas con respecto a las partes del árbol (lo que incluye las condiciones microclimáticas) que a la especie del árbol hospedador. Así, tienen en cuenta la durabilidad y la capacidad de humedecerse de la corteza, el pH y las características químicas. También se aprecia una selección positiva de los árboles maduros frente a los de menor edad. Tampoco todas las epifitas son iguales. Algunas viven casi exclusivamente en esta situación, como ciertos helechos del género «Polypodium». Por el contrario, hay epifitas accidentales, aquellas en las que el 95 por ciento de sus individuos son terrestres pero aparece una fracción minoritaria que no lo es. Este tipo se da en algunos helechos del género «Dryopteris». A su vez, las hemiepifitas practican un estilo de vida mixto, pues al menos en una etapa de su ciclo vital están en contacto con el suelo (unas se desarrollan sobre el hospedador y luego emiten raíces hacia el suelo, mientras que otras, tipificadas en las lianas, inician su vida en el suelo y después trepan por otra planta hasta que pierden dicha conexión y se hacen verdaderamente epifitas).

El papel de estas plantas en los ecosistemas reviste una gran importancia, ya que su estructura vertical ofrece una gran variedad de microhábitat y de recursos a los insectos, a las aves y a otros grupos de fauna (anfibios en las zonas tropicales) y, por tanto, potencia la biodiversidad. Además, los líquenes están considerados sensibles indicadores ambientales (hay especies que no soportan la menor contaminación) y algunos helechos evidencian los cambios en el microclima de los bosques al desaparecer cuando se incrementa la luz y disminuye la humedad por efecto de la alteración de la estructura de las copas a través de la explotación forestal.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad