Lne.es » Nueva Quintana
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

Castropol, cultura tras el telón

Un libro del tapiego Xosé Miguel Suárez recoge la experiencia teatral desarrollada por la Biblioteca Popular Circulante del municipio antes de la Guerra Civil

 09:09  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Castropol, cultura tras el telón
Castropol, cultura tras el telón  
 MULTIMEDIA

Castropol,

T. CASCUDO

La experiencia teatral de «La Barraca» con Federico García Lorca al frente tiene un desvío asturiano. Lorca visitó Castropol el 31 de agosto de 1932 para conocer de cerca una experiencia similar a la de aquella iniciativa cultural itinerante y orientada a la población con menores recursos culturales, aunque menos ambiciosa y, por supuesto, menos divulgada, como fue la del teatro aldeano que puso en marcha la Biblioteca Popular Circulante de Castropol (BPCC).

A principios de los noventa la historia de esta Biblioteca, desaparecida con el estallido de la guerra civil, se cruzó en el camino del investigador tapiego Xosé Miguel Suárez. El descubrimiento le causó una enorme admiración y más cuando conoció su empeño en divulgar la cultura de la comarca y hacerlo además a través de la lengua de la zona, el gallego-asturiano. A finales de los noventa, Suárez conoció a la hija de Paco Marinero, figura destacada en la ideación de obras para el teatro aldeano castropolense, y de su mano descubrió fotografías de los ensayos y representaciones. Más tarde tuvo acceso al archivo de Vicente Loriente, impulsor de la BPCC, donde localizó cartas, manuscritos de obras, borradores y todo tipo de documentos. El resultado fue el libro «El teatro aldeano da Biblioteca Popular Circulante de Castripol (1929-1934)» y la afirmación de que esta iniciativa fue «uno de los fenómenos culturales y literarios más llamativos del siglo XX en Asturias».

El caso es que la BPCC fue pionera en muchos aspectos, como en la creación de una red de sucursales por todo el concejo con el objeto de difundir la cultura. Pero lo que más llama la atención es la inquietud de sus creadores, un grupo de jóvenes universitarios naturales de Castropol que compartían ideas de progreso y ansias por divulgar y conservar el legado cultural de la comarca. En este sentido, se entiende que recurrieran al teatro como herramienta, y al uso del gallego-asturiano porque sabían, como explica el autor, que «aseguraba un buen resultado en la comunicación».

El 18 de agosto de 1929 Castropol vivió la primera de estas representaciones. Se incluyó como una actividad más en la fiesta literaria que celebraba el libro número 2.000 de la biblioteca. Fue una especie de velada teatral que se presentó bajo el nombre de «Noche aldeana» y cuyo éxito los llevó a iniciarse en el teatro de guiñol, al que llamaron teatro de currillos.

Una foto, que además ilustra la portada del libro, es reveladora del compromiso del grupo que conformaba la BPCC: Tres hombres (a saber: Agustín García, Vicente Loriente y Román Penzol) fotografiados por la espalda mientras ensayan la obra «Xan da Xata». Precisamente fue la buena acogida de esta obra lo que alimentó sus ansias de trabajo y los condujo al «Teatro aldeano». No se sabe con exactitud cómo surgió, aunque Xosé Miguel atribuye parte del mérito a Manolo y Paco Marinero y a sus ideas sobre la necesidad de recuperar el teatro popular. Dicho y hecho. En septiembre del treinta y tres se llevaron a escena las obras «La condesita», «Los ciegos y Os chirlomirlos», y en el treinta y cuatro «A empanada y a tarta» y «Os tres cegos».

Los responsables de la Biblioteca estaban entonces ilusionados con el proyecto. Había planes de futuro, de nuevas obras y de modernos escenarios que poner en práctica, pero no volvió a representarse pieza alguna. Suárez no sabe con exactitud el motivo, aunque apunta la hipótesis de que su ocaso estuviera directamente relacionado con el camino de acoso y derribo que los dirigentes conservadores emprendieron contra la BPCC tras la Revolución de 1934. Se les retiró la subvención municipal y también el local para desarrollar su actividad.

El valor de este libro, además de plasmar un retazo de historia del Occidente casi olvidada, es el de recuperar cinco obras inéditas en gallego-asturiano. Pasan a engrosar el listado de seis obras -de sólo tres se conoce el texto-, las únicas de teatro en gallego-asturiano que se conocen en la época anterior a la Guerra Civil.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad