La zona de vigilancia de la lengua azul se ampliará a todos los concejos de la comarca

El Principado confirmará la próxima semana al sector las medidas a adoptar una vez concluya el estudio de la enfermedad y de los mosquitos transmisores

11.04.2008 | 00:00
Ganaderos y veterinarios de la comarca occidental, en el encuentro de ayer en Castropol.
Ganaderos y veterinarios de la comarca occidental, en el encuentro de ayer en Castropol.

Castropol, T. CASCUDO


El director general de Ganadería del Principado, Enrique Rodríguez Nuño, explicó ayer en Castropol que es posible que el área de vigilancia y protección por lengua azul, que llega actualmente hasta Cudillero desde el Oriente, se extienda al área más occidental de Asturias. El responsable de Ganadería precisó que todo depende del estudio que se está realizando sobre la evolución de la enfermedad y de los mosquitos que podrían transmitirla.

No obstante, Rodríguez Nuño aseguró que «posiblemente a principios de la semana que viene se haga oficial la extensión». Previamente deberán ser debidamente informadas las autoridades sanitarias del Principado, las estatales y las europeas. El titular de Ganadería quiso transmitir personalmente esta información a los ganaderos de la comarca occidental, con los que se reunió ayer en un concurrido encuentro en Castropol.

De hacerse efectiva la extensión, la primera medida implicará la vacunación contra el serotipo 1 a la campaña ovina de la zona, ya que es «la especie más sensible, donde se registran síntomas y pérdidas». Según matizó el director general, «la extensión obligará a vacunar las ovejas, aunque la zona cuenta con un censo pequeño y es necesario protegerlo».
Asimismo, si los concejos del Occidente se incluyen en la zona protegida, se vacunará del serotipo 1 a aquellos animales de las explotaciones donde se haya registrado un positivo en lengua azul.

La medida más problemática será la referida a la movilidad de los animales. «Todos los animales que quieran ser movidos deberán ser analizados; por eso los ganaderos deberían hacer los movimientos con una previsión de una semana para que los análisis no retrasen su salida al mercado». En este sentido, el director general también hizo referencia a los terneros recién nacidos: «Aconsejamos al ganadero que efectúe el análisis de sangre de forma inmediata, y así llegará al mercado con la edad adecuada de catorce días».

Rodríguez Nuño resaltó la importancia de la información y llamó a la calma a la comarca occidental: «La enfermedad tiene una incidencia muy baja y, además, es individual, y no de rebaño. Lo que debemos hacer es proteger del modo más adecuado cuando aparezca un positivo».

La recomendación que el director de Ganadería trasladó a los ganaderos ayer fue la de usar desinfectantes en el ganado, «independientemente de si está o no afectado por el virus». El repentino enfriamiento del tiempo permite el retraso de la llegada de los mosquitos, y por eso Medio Rural insiste en prevenir. Asimismo, está a la espera de que se puedan aplicar las vacunas de los serotipos 1 y 8 a toda la cabaña ganadera, y confirmó que su aprobación «no se demorará más de mes y medio y se prolongará durante más de un año».

Enlaces recomendados: Premios Cine