Varias empresas no pagarán este mes a los mineros al no cobrar la ayuda de Industria

La patronal acusa al Ministerio, que prometió la subvención antes de marzo, de incumplir el pacto que desbloqueó las nóminas y prejubilaciones en 2007

29.05.2008 | 00:00

Mieres / Langreo, J. E. M.

El sector minero vuelve a colocarse a las puertas de un nuevo conflicto. Que se cruce el umbral dependerá directamente de la diligencia que muestre en los próximos días el Ministerio de Industria con la gestión de las ayudas a la producción debe abonar a las empresas carboneras este año, un montante de 320 millones de euros. La patronal del sector anunció ayer mismo que los problemas que forzaron una suspensión de pagos en las empresas privadas y una congelación del proceso de prejubilaciones el año pasado están a punto de reproducirse, puede que incluso en unos días. «La presidencia de Carbunión quiere hacer público que el retraso en la autorización de los pagos de las ayudas al funcionamiento correspondientes al año 2008 ha causado tales trastornos a sus tesorerías que está comprometiendo el pago de las nóminas del mes de mayo», señalaron ayer fuentes de la patronal que ya anuncia que «muchos de sus asociados han informado de la imposibilidad de hacer frente a sus responsabilidades debido al incumplimiento del acuerdo de noviembre pasado».


En aquella fecha, el Ministerio de Industria había alcanzado un pacto con las empresas para que los pagos se acometieran en la primer trimestre del año. Con ese acuerdo se ponía fin a un periodo de conflictividad provocado por la demora en el pago de las ayudas, entonces de diez meses. La patronal afirma que llevar a cabo los pagos en tiempo y forma es «indispensable para poder asegurar el desarrollo normal de la actividad minera». Así mismo, Carbunión, conocedora de la impopularidad de la medida, asegura que «lamenta las consecuencias que tal hecho pueda tener para sus trabajadores y que espera que la Administración pueda resolver esta contingencia tan pronto como sea posible». El principal temor entre los empresarios y los trabajadores es que se repita la situación del año 2007.


Las empresas aseguran que las demoras en el cobro de ayudas las coloca al borde de la asfixia económica. El impago fuerza a las compañías a acudir a préstamos bancarios para pagar los salarios. Al no contar con acuerdo que sirviera de aval (las ayudas no han sido siquiera aprobadas por el Consejo de Ministros), las condiciones crediticias, ya de por sí agravadas por la subida de tipos, se endurecieron situando contra las cuerdas su viabilidad.


La situación que se viene generando en el sector minero en relación al retraso en el pago de las ayudas a la producción que deben recibir las empresas ha provocado preocupación de algún líder sindical, especialmente en el secretario general del SOMA- FIA- UGT, José Ángel Fernández Villa, que ya ha salido a la luz pública para reclamar al Gobierno central que pague las subvenciones acordadas. El dinero previsto para este año es de unos 320 millones de euros ya que la cantidad se reduce en torno a un cinco por ciento cada años debido al recorte que se está acometiendo en el sector en cuanto a plantilla y producción.

Enlaces recomendados: Premios Cine