El puente de Los Santos se despliega Tapia pide un paso elevado para comunicar Mántaras con el polígono

l Las obras para desdoblar la calzada del viaducto avanzan con la construcción del primer pilar l Se prevé abrir la vía en septiembre

29.05.2008 | 00:00
El puente de Los Santos se despliega Tapia pide un paso elevado para comunicar Mántaras con el polígono
El puente de Los Santos se despliega Tapia pide un paso elevado para comunicar Mántaras con el polígono

El puente de Los Santos, vía de conexión entre Asturias y Galicia, va por buen camino para transformarse en autovía. Los operarios de Dragados acaban de completar el primero de los cinco pilares del futuro viaducto de doble calzada. La Delegación del Gobierno en Asturias asegura que la obra marcha según lo previsto y se mantiene la idea de abrir el puente el próximo septiembre. Hasta entonces, a los conductores les queda aguantar las obras.

Castropol, T. CASCUDO

Las obras de ampliación del puente de Los Santos, unión por carretera entre Asturias y Galicia, caminan a buen ritmo y ya comienzan a ser visibles las novedades desde el lado asturiano. De hecho, los primeros metros sobre el viaducto ya poseen el ancho final de 25,25 metros necesarios para duplicar carriles y transformarse en autovía.


La Delegación del Gobierno de Asturias asegura que los trabajos siguen según los plazos establecidos y, si no hay novedad, el puente estará listo y abierto al tráfico en septiembre. En su última visita a las obras, el pasado marzo, el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, avanzó que la ampliación comenzaría en abril con la colocación de la tercera estructura metálica. Desde que se montó la tercera estructura, los trabajos han avanzado notablemente y quienes recorren el puente ya son testigos de los resultados de la obra, que hasta el momento se había concentrado en labores de refuerzo, menos visibles.


Una vez la ampliación llegue al extremo gallego y concluya el trabajo, el puente dispondrá de dos carriles para cada sentido de circulación, un paso para peatones y una mediana. El paso peatonal es especialmente necesario, ya que el tránsito de personas es frecuente entre los vecinos concejos de Castropol y Ribadeo.


La parte negativa de esta obra son los constantes atascos y retenciones en uno y otro sentido de circulación. Paradas que oscilan entre los 10 y los 30 minutos y que provocan largas colas de vehículos. Los trabajos de ampliación obligan a cortar, de forma intermitente, uno de los sentidos de circulación para facilitar la operatividad de los trabajadores de Dragados. Los cortes ya son una constante desde el pasado enero.


El puente es la obra más compleja del tramo Barres-Ribadeo, que cuenta con un presupuesto de 32,5 millones de euros y que fue adjudicado a la empresa Dragados en el año 2004. Es un tramo de tan sólo cinco kilómetros de longitud, pero uno de los más peculiares por la complejidad de la obra de ampliación del viaducto sobre la ría del Eo.


Junto al puente, también avanza a buen ritmo el resto del tramo Barres-Ribadeo, especialmente tras la demolición del antiguo cruce de Barres para abrir espacio a la nueva calzada.


El más adelantado en esta franja occidental es el tramo Tapia-Barres, que si todo marcha bien estará abierto antes del 1 de agosto con la idea de facilitar la circulación en pleno verano, una de las épocas de mayor movimiento de vehículos por las carreteras. Así lo constató el delegado del Gobierno en su última visita. Ahora, sólo queda cruzar los dedos y que esto sea así.

Tapia ha solicitado la construcción de un paso elevado para salvar la rotonda de enlace a la autovía, que corta el acceso existente -en la foto- entre la localidad de Mántaras y el polígono de El Cortaficio. El regidor tapiego, Gervasio Acevedo, asegura que, aunque los responsables de la obra se comprometieron a incluir aceras en la rotonda, es más adecuado construir «un paso elevado que garantice la seguridad de los vecinos». Además es frecuente el tránsito al polígono para acudir al centro comercial, informa T. C.

Enlaces recomendados: Premios Cine