Un pueblo a la carrera

La mayoría de los vecinos de Moal colaboran para que la competición del domingo por el entorno de Muniellos sea un absoluto éxito

26.04.2013 | 02:42
Los vecinos y representantes municipales, ayer, en Cangas del Narcea.
Los vecinos y representantes municipales, ayer, en Cangas del Narcea.

Cangas del Narcea,


Pepe RODRÍGUEZ


La carrera de montaña de Moal, «Puerta de Muniellos», está organizada por la asociación deportiva del pueblo. Pero no podría llevarse a cabo sin la colaboración de la asociación cultural y la asociación de mujeres del mismo pueblo. Es Moal un pueblo que ha conseguido organizar un evento tan importante basándose en la unión de todos sus miembros, y eso es algo de lo que están muy orgullosos.


Por eso a la presentación de la prueba acudió prácticamente todo el pueblo. Toño Rodríguez, alcalde de la parroquia, lo dijo de forma muy clara: «Creo que somos un ejemplo para que la gente vea que cualquier pueblo, si está unido y quiere hacer cosas, acaba sacándolas adelante».


La carrera de Moal cumple su segunda edición. Se trata de la primera prueba de la copa de Asturias de carreras por montaña. Serán 300 los participantes que tomarán parte en ella el domingo a partir de las nueve y media de la mañana. Y son 300 porque ese es el cupo máximo que los organizadores pusieron, porque recibieron peticiones de toda España como para aumentar ese número de manera considerable.


Después de la carrera está prevista una gran comida para todos los deportistas, y también para las 150 personas, contando, además de los vecinos de Moal, al personal de Protección Civil, del Ayuntamiento o de la Cruz Roja, por lo que habrá unos 500 comensales a la mesa. Al respecto, los vecinos bromearon: «Que sepan en la consejería que echaremos pollo al arroz, pero que es de carnicería, que tenemos los tickets».


Esta frase levantó las carcajadas de los asistentes al acto de presentación porque la carrera de Moal pasó por una severa crisis hace unas semanas cuando se les obligó a cambiar el recorrido de la misma porque pasaba cerca de un cantadero de urogallos.


Esos problemas llevaron a los organizadores a un estado de muchos nervios pero, al final, con la cabeza fría, consiguieron solucionar el problema y conseguir que Moal se convierta, este domingo, en el centro de las actividades que unen deporte y naturaleza.

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine