El hierro se hizo arte en Navelgas

El artista César Castaño muestra en la Casa de Cultura de Luarca una colección de esculturas que evocan la zona rural

21.03.2014 | 01:50
El hierro se hizo arte en Navelgas
El hierro se hizo arte en Navelgas

César Castaño cambió de vida hace dos años. Dejó la vorágine de Madrid para volver a la "tierrina", a la Asturias rural donde creció y de que la tanto sabe. En realidad, dice, "siempre supe que acabaría en Navelgas". En este pueblo de Tineo se crió y de él guarda los mejores recuerdos. Volver es algo así como "apostar por lo que fue uno". Y eso hizo César Castaño. En Navelgas empezó a trabajar el hierro. Su padre y su abuelo, herreros, se dedicaban a hacer aperos de labranza, "las cosas que se necesitaban entonces". César Castaño, promotor musical de oficio, decidió hacer algo más artístico con el hierro y con las lecciones de fragua que aprendió de su familia. El resultado, 27 esculturas, se exhibe estos días (estarán todo el mes) en la Casa de Cultura de Luarca (Calle Olavarrieta).

Para trabajar el hierro sólo se necesitan dos cosas: la materia prima y el fuego. César Castaño tiene su taller, la fragua, en Navelgas y desde allí, quiera o no, rinde tributo a la zona rural asturiana. Hace esculturas que recuerdan los oficios de antes, las tradiciones de los pueblos e incluso algunos temas de actualidad y conflictivos.

Cuando se enteró de la muerte de Paco de Lucía, "el mejor guitarrista del mundo" y compañero de profesión de algunos de sus amigos, dejó lo que estaba haciendo para dedicarse a una escultura en honor al músico. "Sientes que tienes que hacerlo", dice. No es el único trabajo que ha hecho marcado por la actualidad.

En la Casa de Cultura de Luarca se muestra también una pieza en alusión a los problemas de las fronteras españolas en África. Se titula "Melilla". Otro de sus trabajos intenta trasmitir al visitante las dificultades de los jóvenes. Se trata de tres figuras. La más alta simboliza el esfuerzo "por llegar a la luz en una sociedad como esta".

Tres días, una pieza

Las esculturas que hace este artista tinetense oscilan entre los 100 y los 800 euros. Depende del tamaño, de la idea, del acabado (en distintos materiales), de la composición. César Castaño puede dedicar tres días a una pieza. "Depende del momento", explica.

Entre sus obras no falta el homenaje el peregrino, un recuerdo a las romerías de los pueblos y una mamá con su carrito de bebé y embarazada que, dice Castaño, "llama mucho la atención" a su público. Entre todos, está el "Sombrero roto", la pieza que simboliza los tiempos duros de antaño "cuando no teníamos para nada y se vivía de otra forma, pasando necesidades".

En la sala también luce una figura de Pete Seeger, músico de folk de Estados Unidos muerto recientemente, y las famosas "pitinas", esculturas que recuerdan a aves y cuyos plumajes son piñas.

Enlaces recomendados: Premios Cine