Lne.es »

Castropol da un triste adiós al docente Francisco López, un "referente" en la educación

Compañeros y allegados destacan la valía del exdirector del colegio La Paloma

24.11.2015 | 03:42
Los docentes de La Paloma introducen el féretro en la iglesia ante la mirada de la familia del fallecido.

Los docentes del colegio La Paloma de Castropol introdujeron ayer en la iglesia Santiago Apóstol de Figueras el féretro con el cuerpo del que fue su director durante las últimas tres décadas. Así se despidieron del figueirense Francisco José López, cariñosamente conocido como Paco o Don Paco, que falleció el sábado a los 65 años de edad y que ayer recibió el multitudinario adiós de los vecinos y compañeros de profesión que le recuerdan como "un referente".

López desarrolló la mayor parte de su vida profesional en La Paloma, a donde llegó en 1979, tan solo cuatro años después de la constitución del centro. Pocos años después se hizo cargo de la dirección del colegio, puesto que ocupó de manera ininterrumpida hasta el pasado abril. Entonces decidió jubilarse y hacer frente a la enfermedad que finalmente y por desgracia ganó la batalla al maestro.

El colegio La Paloma suspendió ayer las clases en señal de duelo por la pérdida de una figura muy querida por toda la comunidad educativa. El actual director del centro, José Manuel Fernández, quien además acompañó a López en la directiva durante la última década, reconoció ayer la enorme labor desempeñada en estos años por el fallecido. Incide Fernández en la capacidad de su compañero para crear un buen equipo y ambiente de trabajo: "Tenía un gran don y es que todo el mundo se encontraba a gusto con él, tenía mucha mano izquierda y también derecha".

Además destacó su capacidad para capitanear el centro y lidiar con los importantes cambios que ha sufrido el sistema educativo durante sus años de trayectoria. Otros de sus compañeros y amigos hicieron hincapié en su carácter afable y cariñoso y su capacidad para sacar una sonrisa y ayudar en todo lo que se le pedía.

López, que estaba casado y tenía una hija, también era muy querido en su pueblo natal de Figueras donde estuvo siempre muy implicado en la actividad social. "Es una pérdida muy importante pues era un colaborador social insustituible", dice Fernando García, secretario de la asociación de mayores Cristo del Buen Viaje. En esta última etapa el fallecido se ocupaba de coordinar el taller de teatro del colectivo. "Tenía dos grupos a su cargo de 20 personas. Le gustaba pero además entendía que era una ocupación importante para los mayores", precisa García. Colaboró hasta el último momento y, de hecho, esta semana iba a reunirse con otros dos compañeros para elegir nuevas obras teatrales.

La asociación de mayores anunció ayer que organizará un acto de homenaje en el que también se recordará a otros socios del colectivo recientemente fallecidos. También el colegio La Paloma tiene previsto realizar un reconocimiento en próximas fechas.

López recibió antes de fallecer un particular regalo del alumnado de La Paloma. Se juntaron en el patio para dibujar con sus cuerpos un corazón gigante con las letras "Don Paco". La foto del momento llegó a manos del maestro, que agradeció el gesto y se marchó sabedor del cariño que despertó entre sus alumnos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine