Lne.es »

Un adiós muy sentido en Jarrio

El área sanitaria despide con un emotivo homenaje a la decena de trabajadores que alcanzaron la jubilación el año pasado

04.03.2016 | 08:51
En la fila posterior, por la izquierda, Bárbara González, subdirectora de Atención Sanitaria; José Ignacio Olazábal, José Eduardo Méndez y Ángel Grande. En la fila delantera, Crisanto Alonso, director de Atención Sanitaria; María Teresa González, Carmen González, Susana Santamarina, Josefa Pérez, María Pilar Avello y Laura Pérez, ayer, en el acto de homenaje en el Hospital de Jarrio.

María Teresa González ha visto nacer, crecer y desarrollarse al Hospital de Jarrio desde sus entrañas. "Yo puse la primera piedra, como quien dice". Y no le falta razón: participó en la limpieza de obras antes de la inauguración del centro, en 1989, y hasta este año se esmeró en que brillase como los chorros del oro. Ahora, tras media vida, 29 años, de duro trabajo ha llegado el momento de la jubilación. "Me voy a dedicar a pasear; le van a faltar horas al día", asegura, con energía y decisión. El paso de María Teresa, el de la jubilación, lo han dado el pasado año un total de once profesionales de distinto ámbito en todo el área sanitaria. Muchos de ellos lo celebraron ayer en Jarrio, donde, arropados por compañeros y amigos, se emocionaron al comprobar que a toda una vida de esfuerzo le sigue el merecido retiro.

Como es costumbre en el área, la dirección organizó un homenaje para despedir a quienes afrontan una nueva vida, ya sin la preocupación del deber laboral. En esta ocasión, fueron once los empleados homenajeados: Benigno Fernández, médico de familia de Illano; José Ignacio Olazábal, pediatra en Luarca; los enfermeros Adela Fernández-Tresguerres y Ángel Grande; las auxiliares de Enfermería Josefa Pérez, María Pilar Avello y Carmen González; la administrativa María Herrera; María Teresa González y Laura Pérez, del servicio de limpieza, y José Eduardo Méndez, de mantenimiento. "Siempre es un momento muy agradable participar en este tipo de actos, aunque también resulta contradictorio: estamos contentos de que hayáis trabajado y dado tanto bueno durante estos años, pero de alguna manera también perdemos a las personas más expertas y que más conocimiento acumulan dentro de la organización", reflexionó Susana Santamarina, gerente del área I. En nombre de todo el equipo directivo y del personal del hospital, Santamarina agradeció a los homenajeados "habernos dado algunos de los mejores años de vuestras vidas", y deseó que sus lazos con el hospital, "donde siempre seréis bien recibidos", sigan vivos.

La celebración no estuvo exenta de emoción y alguna lágrima por el adiós. Eso sí, muy dulces, con sabor al recuerdo de tantos momentos disfrutados en el puesto de trabajo. Como los que relató Ángeles Méndez, enfermera, de su compañera Pilar Avello: "Fue muy fácil trabajar con ella porque es una persona con un carácter especial, con un talante conciliador. Junto a ella aprendí muchas cosas, y me enriqueció personal y profesionalmente. Compartimos alegrías, confidencias y alguna lágrima".

Todos y cada uno de los que se despidieron de su trabajo recibieron sinceras palabras de sus compañeros. De Carmen González, señalaron que es "una gran compañera y una mejor amiga; que a partir de ahora se dedique a disfrutar de sus nietos". "El hueco que dejáis es muy difícil de llenar", dedicaron a las limpiadoras Teresa González y Laura Pérez.

Esta última recordaba cómo, en sus doce años de dedicación en el hospital, "siempre hubo un ambiente muy bueno", que hacía fácil desempeñar el trabajo. Siempre permaneció en los quirófanos, donde forjó "una relación muy buena con los médicos". A partir de ahora, Pérez tan sólo espera "viajar mucho y pasarlo muy bien".

José Eduardo Méndez destacó durante sus 24 años en el servicio de mantenimiento de Jarrio "por ser un trabajador dispuesto, discreto y gran compañero", como señaló uno de sus colegas, que le deseó "lo mejor en esta nueva etapa". Méndez, visiblemente emocionado, no pudo más que dar las gracias "a toda la gente con la que he trabajado, de todos los ámbitos, y especialmente del servicio de mantenimiento".

El encuentro contó, además, con la participación del periodista de LA NUEVA ESPAÑA Pablo Álvarez, que expuso la evolución del periodismo a partir de la aparición de las nuevas tecnologías, y ofreció pinceladas de su experiencia durante más de veinte años como especialista en temas de Sanidad. "El médico es un sector muy crítico, algo que es bueno, y consumidor de periódicos", señaló, además de mostrar su admiración por los profesionales y su "trayectoria de muchos años de trabajo honrado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine