Los podólogos reclaman que la atención del pie se incorpore a la sanidad pública asturiana

Los colegios de Podología de Asturias y Galicia quieren seguir el modelo cántabro

23.04.2016 | 06:35
El podólogo Alfredo Martínez junto a la presidenta del Colegio de Podólogos de Asturias, Verónica Esteban, y su homólogo en Galicia, Borja Pérez.

Los podólogos de Asturias y Galicia lanzaron ayer un mensaje a sus respectivas comunidades autónomas para que valoren su figura como "pieza importante en el engranaje de la salud" y estudien su acceso al sistema sanitario público. Los profesionales, que ayer abrieron en Ribadeo las primeras Jornadas Asturgalaicas de Podología Pediátrica, consideran que hay que seguir el modelo de Cantabria, que ya ofrece cobertura sanitaria pública para las dolencias del pie.

La presidenta del Colegio Oficial de Podólogos de Asturias, Verónica Esteban, confirma que hace unos días la entidad mantuvo un encuentro con responsables de la planificación sanitaria asturiana para abrir esta vía de trabajo. Esteban es consciente de la situación económica del Principado, pero considera que incorporar la atención podológica traerá un ahorro a la larga. Los profesionales asturianos han planteado comenzar por la atención a pacientes diabéticos "que descuidan su atención podológica", lo que deriva en una cifra alta de amputaciones, con el gasto que se deriva de ello. "Estamos seguros de que va a aportar un ahorro económico y en calidad de vida a los pacientes, pero requiere un desembolso de inicio", añade Esteban, quien apunta a la "injusticia territorial", ya que "el mismo diabético en otra comunidad tiene prestaciones que aquí no tiene".

Los podólogos asturianos saben que queda un largo camino, por eso proponen un primer paso que es trabajar en la divulgación de la profesión: "Aunque el paciente tenga que costear los tratamientos podológicos, que sepa a quién debe acudir, informarle sobre los cuidados del pie".

Por su parte, Alfredo Martínez, podólogo especialista en clínica pediátrica, destaca la importancia de que el sistema público incorpore revisiones podológicas preventivas a los niños, igual que ocurre con otras especialidades. "Hay que concienciar a las autoridades sanitarias de que deben incluir el pie en los calendarios de las revisiones preventivas de la infancia".

Martínez indica que hay muchas patologías que se pueden solucionar con una rápida detección, de ahí la importancia de las revisiones preventivas. La recomendación es realizar la primera visita al podólogo en torno a los 3 años y después acudir al final de cada etapa evolutiva: a los 5, 8 y en torno a los 10-12 años.

Este podólogo afincado en Castellón destaca el desconocimiento de las familias en lo tocante a la salud del pie de los niños. Hace especial hincapié en factores importantes como enseñar a los progenitores qué calzado es bueno y cuál no para poner a sus hijos. En este sentido, cuestiona el abuso del calzado específico para determinados deportes: "Hay que buscar un calzado más genérico porque el específico limita una serie de movimientos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine