Lne.es »

El Principado no ve "alarmantes" los ataques del lobo en el Suroccidente

La Administración se ajustará al plan de gestión aprobado y matará cuatro cánidos, cifra "insuficiente" para los ganaderos

19.05.2016 | 19:59
Por la izquierda, Manuel Calvo, Pablo García, director del parque natural, y los ganaderos Rubén López, Juan Carlos López, Argimiro Canto y Héctor García, ayer, durante la reunión en la Casa del Parque.

El Principado se ajustará al plan de gestión del lobo y no abatirá más que los cuatro lobos previstos para este año, pese a los daños crecientes presentados por los ganaderos. Estos se reunieron ayer con el director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, pero no encontraron receptividad a sus demandas.

Con un nuevo daño llegó a la reunión programada en la Casa del Parque de Corias (Cangas del Narcea) Juan Carlos López de Forna, vecino de Ibias. Durante la noche del jueves el lobo atacó de nuevo a uno de sus rebaños, que se encontraba en el pueblo ibiense de Uría, dejando una ternera herida en una pata con una mordedura profunda.

Un daño que se suma a los más de veinte registrados por la ganadería en los últimos meses y a los más de 100 presentados en 60 expedientes de forma conjunta con las ganaderías vecinas de Rubén López y Héctor García. Sin embargo, esto no ha hecho que la Administración haya variado sus planes respecto al control del lobo en la zona. El director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, se comprometió a cumplir con el cupo de extracción de lobos que marca el plan de gestión 2015-2016, que para este año tiene previsto abatir cuatro ejemplares en el Suroccidente. Una cifra que para los ganaderos más afectados resulta insuficiente dado el alto número de ataques registrados desde principios de año en la zona fronteriza entre los municipios de Ibias y de Allande.

"No nos han dado una solución a los problemas, es insuficiente actuar sobre cuatro lobos para una zona tan extensa como son los concejos del Suroccidente", apunta Rubén López de Villanueva (Allande). Para este joven ganadero, que cría caprino y vacuno, la Administración debería tener "un plan b" para aplicar en situaciones como la que les está tocando vivir, "donde se están viendo cuantiosos daños".

Coincide en la valoración de la reunión Juan Carlos López, que además critica la forma de actuar de la Administración ante este caso: "Han esperado a que nos movilizásemos para atendernos, lo que nos hace plantearnos a dónde van a parar los expedientes de daños, porque más de 100 en unos meses debería de llamarles la atención para pensar en cómo atajar el problema", denuncia. López reconoce que en la reunión les atendieron con muy buenas palabras, "pero nada más y el lobo está ahí y actúa todos los días y eso nos está machacando", se queja.

Para el director general el número de daños registrado en los montes de Ibias y Allande "no es alarmante en comparación con otras zonas", pero reconoce que el problema radica "en que lo están sufriendo un número de cabañas ganaderas muy reducido". El planteamiento de Recursos Naturales es aplicar el cupo de extracción de cuatro lobos en la zona marcado por el plan de gestión del lobo y para ello pide colaboración a los ganaderos para ubicar los lugares más loberos. Calvo defendió que el objetivo de la Administración es "mantener la población de cánidos en unas condiciones estables de conservación y equilibrado respecto a los daños que se producen en las ganaderías".

Los ganaderos también se quejaron del pago de los daños, que consideran muy por debajo de los precios de mercado, un punto que se revisará cuando se realice el nuevo reglamento de daños, aunque Manuel Calvo aseguró que "hay muchos precios que están por encima de los del mercado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine