05 de junio de 2016
05.06.2016

Dioni Chico: "Al acordeón le hace falta confianza, busca su sitio"

La directora de "Escola Eixample" defiende el instrumento, protagonista de un concierto ayer en Salas y hoy en Luarca

05.06.2016 | 06:08
Dioni Chico y Ginés Fernández, ayer en Salas.

Un acordeón y un bombo eran los instrumentos necesarios para disfrutar de lleno de una fiesta de prao hace décadas. Hoy el instrumento lucha por tener su lugar de relevancia dentro de la música y la Fundación Valdés-Salas ha apostado por él con un concierto que se celebró ayer en a Colegiata de Salas y que repiten hoy, en el Conservatorio de Música de Luarca, a las 13 horas, con la "Escola Eixample" del Conservatorio de Música de Barcelona y "Ensemble Gijón" y miembros del Conservatorio de Música del Occidente.

"Al acordeón le hace falta confianza; es el último instrumento en llegar a las sinfónicas después del saxo, y busca su sitio", afirma Dioni Chico, directora de "Escola Eixample". Para Ginés Fernández, director de "Ensemble Gijón" y profesor del Conservatorio de Música del Occidente, el buen hacer y el tiempo pondrán al instrumento en el lugar que merece. "También falta una figura que destaque y le dé prestigio", considera el que es calificado como "el mejor acordeonista de Asturias" por Jesús Menéndez Peláez, de la Fundación Valdés-Salas.

Un instrumento con capacidades infinitas, tantas como quiera aprovechar el compositor, y que cuenta con unas cualidades tímbricas que permiten la formación orquestal "con resultados muy positivos", detalla Fernández. Pese a que la mayoría de las veces los acordeonistas tocan solos, ayer se demostró que también se puede salir a escena en grupo para disfrutar de la música, ya sea sinfónica, en bandas sonoras, experimental o folk. Cabe en todos los estilos.

Pero tocar el acordeón no es fácil y requiere "una ejecución muy esclava, con mucha mecanización", explica Fernández.

El repertorio tiene de todo. Desde música tradicional irlandesa a bandas sonoras, músicas rusas o "Gernika", de Gorka Hermosa. Los ensayos previos al concierto sirvieron para crear grupo entre los alrededor de veinte músicos de cada formación. "Lo más importante es el trabajo en común que hemos hecho y el intercambio de conocimientos y el aprendizaje, y eso se nota en el concierto", comenta Chico. En su opinión, el valor del concierto es el intercambio y espera que el próximo año el grupo asturiano acompañe a los acordeonistas catalanes en un concierto.

Salas se quedó prendada ayer del sonido del acordeón y hoy los valdesanos tendrán otra oportunidad, a las 13 horas, con el concierto que darán en el Conservatorio de Luarca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine