Lne.es »

Carmen Muñoz: "La satisfacción de donar médula ósea supera todas las molestias"

La directora técnica del Centro de Transfusión de Sangre de Asturias anima a informarse sobre el proceso y entrar en el registro de donantes

18.06.2016 | 04:27
Carmen Muñoz.

Un simple análisis puede suponer muy poco para una persona, pero una vida entera para otra. La donación de médula ósea, un proceso sencillo y sin apenas molestias, es vital para el tratamiento de enfermedades como las leucemias, los linfomas u otras muchas que afectan al sistema linfático. "Se trata de un procedimiento que no causa perjuicios y que ofrece la satisfacción de ayudar a una persona en estas condiciones, que supera cualquier molestia que se pueda causar en el camino", asegura Carmen Muñoz, hematóloga y directora técnica del Centro de Transfusión de Sangre de Asturias. Hoy visita Andés (Navia) para ofrecer una charla sobre este proceso.

La donación de médula se inicia con la recogida de información en cualquiera de los más de doscientos puntos de colecta que se reparten por todo el Principado, tanto fijos como móviles, los autobuses. "Para ser donante de médula ósea, con ser mayor de edad y tener un buen estado de salud es suficiente. Los requisitos son los mismos que para donar sangre", explica Muñoz.

El proceso consiste en un sencillo análisis de sangre, con el que se entra a formar parte de una base de datos. Se trata del Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO), creado por la Fundación Josep Carreras en 1991. "Este registro está relacionado con las redes de donantes de todo el mundo. Se ponen en común los datos de forma internacional", asegura la hematóloga. Cuando existe una coincidencia paciente-donante, comienza el proceso de donación como tal.

Existen dos alternativas: la convencional, mediante la punción de las crestas ilíacas en el hueso de la cadera, que requiere anestesia, o mediante aféresis, que es la que se está implantando desde hace unos años. Este segundo método no requiere intervención alguna. "La sangre pasa por una máquina en la que se extraen las células madre que se implantarán en el paciente, y el resto de la sangre regresa al donante. No es un método agresivo, y es el que se utiliza siempre que se puede", asegura Muñoz.

El registro de donantes es una herramienta que ha facilitado enormemente la tarea de buscar donantes para un paciente concreto. Según cuenta la sanitaria, la probabilidad de dar con la tecla adecuada es de más de un 80 por ciento a los tres meses de iniciar la búsqueda. Cuantos más donantes haya, menos tiempo de espera se requiere.

En materia de datos, se puede indicar que en Asturias el registro de donantes contabilizaba más de 6.000 personas a finales de 2015. "Se trata de una cantidad adecuada para nuestra población. En el último año ha habido muchos ofrecimientos, mucha gente se ha hecho donante", asegura Carmen Muñoz, que señala que la red española tiene más de 152.000 donantes, y la mundial suma casi 27 millones de personas.

"Animo a las personas que tengan esta inquietud de donar médula a que se informen y a que, además, se hagan donantes de sangre. Si uno quiere ser donante, la probabilidad de que te llamen para médula ósea es muy baja. Si quieres ayudar, la donación de sangre es una realidad desde el primer momento, puedes donar varias veces al año y de forma continua", recomienda la doctora, que insiste en la importancia de recoger sangre, puesto que es esencial también para los transplantes de médula.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine