09 de julio de 2016
09.07.2016
Lne.es »

Despedida con honores para José María Bedia

El Arzobispo destaca el buen humor del sacerdote fallecido, cuyo nombre quieren dar los vecinos al parque de Valdepares

09.07.2016 | 05:38
La llegada del féretro a la iglesia de Valdepares.

En la que, durante décadas fue su casa, junto a los que fueron sus amigos, compañeros y feligreses, el sacerdote José María Bedia recibió ayer el último adiós. La iglesia de Valdepares, en la que tantas veces oró, se quedó pequeña para despedir al popular "Motorín", como era conocido el párroco, entre un mar de dolor y de recuerdos de su paso por el Occidente.

"Es un adiós a alguien que todos los aquí presentes hemos querido de verdad. Era fácil conversar con José María, y era curioso y aleccionador, enriquecedor, escuchar el relato de su vida", apuntó durante el sermón el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, que recordó la figura del párroco como "bondadoso, de fácil conversación y que siempre tenía chistes y gracejos que nunca terminaban".

Una veintena de compañeros sacerdotes quisieron estar cerca de la familia de Bedia en su despedida, así como centenares de feligreses, amigos y vecinos, que no se olvidan de todo lo que "Motorín" hizo por ellos.

"Yo le estoy muy agradecida, nos ayudó mucho", aseguraba una franquina. Incluso hay vecinos que piden que el parque de Valdepares pase a llevar el nombre del sacerdote.

José María Bedia falleció el miércoles, tras una enfermedad. Natural de Figueras (Castropol) , se encontraba al frente de cinco parroquias repartidas entre los concejos de El Franco y Coaña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine