14 de julio de 2016
14.07.2016
Lne.es »
Tineo pueblo a pueblo

Sobrado pide más ayudas al medio rural

La localidad tinetense ha visto cerrar en los últimos años más de la mitad de sus casas y tan sólo quedan activas tres ganaderías

14.07.2016 | 03:44
Por la izquierda, Rafael Maldonado, Justo Maldonado y Pablo Maldonado.

Los vecinos de Sobrado aún tienen muy presente la granizada que les sorprendió en la tarde del pasado 22 de junio. Una pedrisca que se hizo interminable y que estropeó huertas, tejados, canalones, ventanas e incluso la fuente del pueblo, que quedó destrozada. "Nos acabó con las patatas, con las berzas, las fincas de hierba daba pena verlas e incluso las cerezas se estropearon y no llegaron a madurar bien", lamenta Baldomero Llano.

Un fenómeno meteorológico que los vecinos no recordaban haber visto nunca llegar con tanta intensidad y que alteró la tranquilidad que se vive en Sobrado a diario, con una veintena de vecinos repartidos en una docena de casas salpicadas por todo el pueblo, "aunque hace unos años, en la época buena, aquí estaban habitadas 29 casas, pero la población fue envejeciendo y las casas se fueron cerrando", relata Rafael Maldonado.

Sobrado fue un pueblo ganadero, todas las casas contaban con una explotación primero de carne y, luego, de leche, y ahora se mantienen tres con ganado de producción de carne. Una de ellas especialmente grande, que suma más de 200 cabezas y además de la crianza cuenta con un cebadero de terneros, que regenta Justo Maldonado, quien cree que las administraciones deberían implicarse más en ayudar a los pueblos "porque los jóvenes se desmoralizan y no apuestan por esto".

Una de las principales necesidades que ve este vecino es contar con un buen acceso a internet porque, razona, "teniendo ganadería hay que hacer muchas gestiones que ahora puedes realizar por internet, pero si no tienes ni cobertura de móvil no puedes avanzar y se pierde mucho tiempo yendo a Tineo a realizar las gestiones", se queja.

En el pueblo llegaron a convivir tres bares tienda. El último, que cerró hace cinco años, pertenecía a la familia Maldonado. "Queríamos mantenerlo abierto porque lo habían fundado mis abuelos, pero fue imposible. Es una lástima que se pierdan porque eran el lugar de encuentro para los vecinos", apunta Justo Maldonado. Para recuperar esos encuentros vecinales piden que se arregle la escuela. Aunque la principal petición es que se adecúen los caminos interiores del pueblo, ya que no se llegó a actuar en ellos con la llegada de la concentración parcelaria, hace seis años, y, según denuncian, están en un avanzado estado de deterioro, especialmente la arteria principal del pueblo.

Asimismo, los vecinos de Sobrado reclaman que se dote de mayor seguridad la carretera, con la colocación de quitamiedos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine