11 de agosto de 2016
11.08.2016

Descubren un alcantarillado del siglo XVII en el monasterio de Villanueva de Oscos

Patrimonio tiene en marcha un estudio histórico sobre la construcción del cenobio, del siglo XII, que marcará la pauta para seguir excavando

11.08.2016 | 04:21

Se puede decir que el monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos, joya arquitectónica de la comarca fundada en el siglo XII, está mostrando sus tripas. La última excavación arqueológica desarrollada en el edificio ha permitido sacar a la luz una atarjea, "un canal con funciones de alcantarillado construido con paredes de mampostería y cubierto de grandes losas de pizarra". Se trata de un hallazgo notable que ha permitido descubrir una obra de ingeniería hidráulica que los expertos datan en el siglo XVII.

Luis Germán Blanco, el arqueólogo que supervisó la actuación, considera que se trata de un hallazgo "interesante" porque pone en relación este sistema hidráulico con otros existentes en monasterios de su época y porque "hace pensar que en el subsuelo existe una amplia red de canales y suponemos que si se siguiese la excavación descubriríamos seguramente los cimientos del monasterio medieval". Se han excavado apenas ocho metros de este canal que discurre en dirección norte-sur, con el objetivo de verter las aguas negras del cenobio en el río Villanueva, que discurre paralelo al edificio.

Blanco y el alcalde de Villanueva, José Antonio González Braña, mostraron ayer a la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo, los resultados de este trabajo. El regidor subrayó la importancia de la colaboración entre administraciones y vecinos para que la excavación se realizara con éxito. No en vano, el gobierno regional contrató al arqueólogo supervisor, el Consistorio puso a disposición de la actuación a su plantilla municipal y la asociación Orden de Vilanova movilizó a alrededor de una docena de personas voluntarias para acometer los trabajos.

El regidor no desaprovechó la ocasión para volver a reclamar el apoyo del Gobierno regional para investigar y revalorizar el monasterio, catalogado como bien de interés cultural (BIC). "Queremos seguir trabajando, poco a poco, pero sin parar", indicó. Por su parte, la directora de Patrimonio aseguró que están dispuestos a hacerlo y en este sentido anunció que está en marcha un estudio histórico del cenobio, cuyo objetivo será analizar la evolución constructiva del edificio de cara a planificar futuras excavaciones y también los trabajos de restauración. Para Requejo, sacar a la luz el sistema de alcantarillado del monasterio supone "un descubrimiento notable que suma un valor más a este edificio, que es un monumento emblemático de Asturias".

El arqueólogo, que destacó lo interesante del edificio por estar "virgen" desde el punto de vista arqueológico, explicó ayer que los trabajos efectuados durante una semana se concentraron en una rampa que servía de acceso al claustro y que estaba "rellenada por acopios de tierra y piedras". Al levantarlos se descubrió un canal cubierto con grandes losas de pizarra y con una altura de aproximadamente metro y medio.

Cultura considera que este hallazgo "es comparable a las grandes obras de ingeniería hidráulica conocidas en otros monasterios asturianos, como el de San Juan Bautista de Corias, en Cangas de Onís, o el de Santa María de Valdediós, en Villaviciosa". Para la administración regional este tramo descubierto también "permite desvelar con claridad cómo la organización de la traída de agua y el sistema de alcantarillado en los monasterios se planificaban desde el inicio de las obras".

El Ayuntamiento de Villanueva de Oscos lleva años luchando por un proyecto de restauración para sacar partido a este monasterio, que fue fundado en el siglo XII y que es uno de los dos conventos históricos de la orden cisterciense en Asturias (el otro es el de Santa María de Valdediós). Aunque data del XII, del periodo medieval solo se conserva la iglesia, pues el resto del edificio forma parte de una edificación posterior desarrollada entre los siglos XVI y XVIII.

Tras años de bloqueo, en 2015 el Principado y el Ayuntamiento acordaron poner en marcha un proyecto de consolidación de ruina que permitió desescombrar el edificio y habilitar un itinerario para abrir el interior del edificio al visitante. Además de este proceso de limpieza y desescombro, que continúa gracias a la implicación vecinal, se está avanzando en el conocimiento del cenobio. El pasado mayo se desarrolló una primera excavación, dirigida por Patrimonio, que permitió sacar a la luz las antiguas cocinas del edificio y ahora se complementa con este trabajo en la red de alcantarillado.

El canal localizado se ha dejado al descubierto para que sirva de complemento a las visitas guiadas que se desarrollan por el interior del edificio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine