18 de septiembre de 2016
18.09.2016
Lne.es »

Somiedo prevé que las ovejas vuelvan a los pastos de Saliencia en la próxima romería

Adolfo Lana, pregonero de la Fiesta de la Trashumancia, pide ayuda a la juventud para no perder la tradición ganadera

18.09.2016 | 04:41
Isidoro Raposo entrega el bastón y el zurrón a Juan Saturnino. A la izquierda, Adolfo Lana; tapado, el alcalde somedano, Belarmino Fernández; Rosalía Garrido, aplaudiendo, y los zagales Álex Fernández y Noelia Lorences.

Hace tres años que las ovejas no visitan los montes de Saliencia, en Somiedo, y tampoco la Romería de la Trashumancia que se celebró ayer junto al lago de la Cueva. Muchos de los asistentes a la fiesta añoraron la presencia del ganado ovino rodeando el lago como hace unos años, pero subrayando que la trashumancia en la zona sigue vigente en la actualidad con el vacuno que sube a la zona alta para aprovechar los pastos de primavera y verano. No obstante, es posible que sea el último año de nostalgia, ya que se está barajando "abrir de nuevo los pastos a rebaños de ovejas para el próximo año", apuntó el responsable de la agencia de Desarrollo Local, Nicolás Álvarez.

La fiesta, con un marcado carácter cultural y de tradición, se inauguró en el discurso del pregonero Adolfo Lana, uno de los impulsores de la celebración hace ocho años, que se encargó de ensalzarla y de invitar a los jóvenes a implicarse para evitar su pérdida. "La romería es una acto cultural muy importante para Somiedo que recuerda la trashumancia que hizo que estos pueblos altos del concejo se acercarán a los que estaban al otro lado de la Cordillera de donde tenemos más influencias que del centro de Asturias", apuntó el pregonero que enseguida miró hacía la juventud para hacerles el encargo de "continuar implicándose en estos temas para que no se pierda esta cultura que tenemos tan arraigada". En su discurso también pidió más cuidado para los teitos somedanos, puesto que "son muchos los millones que se van en intentar conservar nuestros teitos, con estudios incluidos, sin que se dé una solución al problema y nuestras cabañas siguen cayendo", subrayó.

Antes de dar inicio a la romería, se nombró al Pastor Mayor y a los zagales. La primera distinción recayó sobre el párroco Juan Saturnino Fernández, natural de Arbellales, donde además del sacerdocio ejerció como ganadero y pastor. Ahora se ha tomado un año sabático para vender su ganadería y buscar una nueva parroquia donde iniciar una nueva andadura, así que el nombramiento que recibió ayer lo siente como "un reconocimiento a mi trayectoria de vida; en 1980 la zona se quedó sin sacerdote y como no había carretera nadie quería venir y yo me ofrecí, ahora toca iniciar una nueva etapa y estoy un poco abrumado con las despedidas que me han hecho y con este nombramiento", apuntó. A su lado, muy orgullosos, se encontraban los zagales Álex Fernández y Noelia Lorences, dos niños del concejo a los que se les quiso reconocer de este modo su labor en las ganaderías familiares.

Tras los actos oficiales, los asistentes iniciaron la romería entorno al mantel compartiendo el plato típico de la fiesta: la caldereta de oveja, también conocida como borregada. Tino González, de La Casona, fue el encargado de preparar el manjar para los comensales. El truco del guiso está en que se debe dejar a fuego lento de tres a cuatro horas y, al menos, una de reposo. Esta comida recrea el momento en el que los vecinos recibían las ovejas de los pastores de Castilla y Extremadura que formaban parte del contrato de arrendamiento de los pastos.

La fiesta se inició con un minuto de silencio en honor al senderista valenciano encontrado muerto el viernes cerca del Lago del Valle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine