02 de octubre de 2016
02.10.2016
Lne.es »

"Victoria" talibán en Castropol

"Lo excitante del juego es que no sabes qué va a ocurrir", dice José Carlos Riaño, participante en la simulación bélica con 65 aficionados al airsoft de toda España

02.10.2016 | 04:25
"Victoria" talibán en Castropol

A las ocho de la mañana desayunando, a la nueve en el campo de juego, a las diez con los equipos puestos y, poco después, empieza la guerra. La de ayer, simulada por supuesto, enfrentó al ejército norteamericano y un grupo de talibanes. El escenario que se recrea es Afganistán, pero la finca donde se desarrolla el conflicto se llama Serrasa y está en Castropol. "Hay que verlo para creerlo", dicen las personas que disfrutan jugando a la guerra y que tienen en el concejo una de sus citas anuales fijas.

José Carlos Riaño fue uno de los 65 militares que ayer lucharon en Castropol. El juego se inspiró en la película "El único superviviente" de Peter Berg. Los aliados no pudieron capturar a un talibán y los talibanes sí lograron trasladar una caja con dinero de un punto a otro para financiar las armas. También consiguieron eliminar a un piloto norteamericano.

"Es lo excitante del juego, que no sabes qué va a ocurrir. Depende de cómo actúe cada parte", indica Riaño. A las tres de la tarde, las 65 personas que participaron de Asturias y de otros puntos del país se retiraron "agotadas". Los dos equipos lucharon muy unidos por abatir al enemigo. Hubo carreras despiadadas, disparos con bola de gomas y heridos. El que fue alcanzado, tuvo que retirarse, "más que nada porque los impactos duelen".

Este hobby tiene unos 200 seguidores en Asturias de distintas profesiones y edades. Un principiante con un equipo básico puede jugar con un rifle y unas gafas de protección valorados en 300 euros, pero los atuendos, de imitación o auténticos, pueden costar "miles de euros".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine