07 de agosto de 2017
07.08.2017

La solemnidad de la gaita sorprende en Tapia

Las bandas del Festival Intercéltico se despiden tras entusiasmar al público, que vibró con las actuaciones

07.08.2017 | 15:22
La banda de gaitas "Airiños do Castelo" de Pontevedra, desfilando por las calles de Tapia.

Los sevillanos Cristina Amodeo y José Carlos Arcenegui se sorprendieron ayer por la solemnidad que caracteriza al desfile de bandas que cierra Festival Intercéltico d'Occidente (Fido). "Nos gusta porque es muy tranquilo; nosotros estamos acostumbrados a otro folclore, a más ruido", dijo Cristina Amodeo delante de la iglesia tapiega, donde una banda de gaitas de Galicia, dos de Asturias y un grupo de baile irlandés cerraron a mediodía el desfile "Alborada del Mar".

Las agrupaciones pasearon antes por las calles de Tapia para anunciar que el Fido celebraba su última jornada. Para Tapia, este día es especial. "Siempre que puedes, vienes. Es un desfile singular porque transmite mucha tranquilidad y es típico de la villa", explicó Covadonga Ovidio, de Lugones y con segunda residencia en Tapia.

Los grupos que actúan en el marco del Fido están muy satisfechos con la acogida del público y con la organización de la cita. El director de la banda de gaitas tapiega, Martín Cascudo, aseguró que tocar en casa añade un punto de presión a las actuaciones. "Si algo nos gusta es el desfile porque es más serio; no se trata de amenizar sin más", señaló.

La banda de gaitas "Airiños do Castelo", de Pontevedra, actuó este por primera vez en el Fido. "Aquí la gente viene a verte; se interesa por el trabajo de los gaiteros y de las bandas", indicó el director, Paco Cobas, quien cree que esta citas son vitales para dar a conocer y ensalzar todo lo que rodea la cultura celta. "En Asturias siempre nos encontramos bien, pero el Fido nos ha sorprendido. Estamos felices", opinó.

La irlandesa Laura Smyth, de la "Cuig Dominic Graham School of Irish Dance" (Irlanda), destacó el paisaje de Tapia y también la buena organización del festival. Es la segunda vez que acuden a la capita tapiega y esperan repetir. "Nos tratan estupendamente y además nos gusta cómo está diseñado el programa de conciertos", señaló Smyth.

Javier Morales es el director de la banda de gaitas de Mieres y acudió por sexta vez a la cita. "No podemos decir nada malo. Estamos como en casa y además aquí la gente disfruta con la gaita y con todas las interpretaciones. Todo es de diez", dijo.

Tras el desfile, Tapia celebró una misa folclórica con la participación de las banda. Este año, los actos fueron más rápidos porque Tapia no olvidó que tocaba despedir al querido hostelero Antón Cotarelo, fallecido el sábado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine