Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Puerto de Vega todos cambian cromos

El álbum de los cabezudos, ideado por la comisión de fiestas de “Las Telayas” para recaudar fondos y ensalzar sus gigantes, se agota en tres días

Una niña, con los cromos y el álbum de los cabezudos. | D. G.

Un éxito total. El álbum de cromos de los cabezudos, ideado por los miembros de la comisión de fiestas “Nuestra Señora de la Atalaya” de Puerto de Vega para recaudar fondos para sus festejos y, sobre todo, para sacar pecho con su tradición de los gigantes, no ha podido tener mejor acogida entre los vecinos. El sábado, en la primera espicha de la temporada, empezó la venta de los cuadernillos y de los correspondientes sobres con las pegatinas ilustradas de sus cabezudos. Y el ritmo de venta de esa primera noche hacía presagiar que había que preparar una segunda edición. Y dicho y hecho.

“Los álbumes se han agotado todos (se han editado 300) y estamos ahora organizando la manera de hacer una nueva tirada. Y los cromos... más de mil sobres ya se vendieron casi seguro”, explica Gema Fernández Suárez, coordinadora de la iniciativa. A Gema Fernández la venta y la recaudación le importan, pero no tanto como haber dado en el clavo con el gusto de los vecinos. Lo que de verdad tiene emocionados a todos los que se volcaron con el proyecto son las imágenes que está dejando por el pueblo de Puerto de Vega la iniciativa del álbum de cromos.

Clientes en un bar pegando cromos. G. F. S.

“Los vecinos van con su lista de cromos para ir tachando o cambiando por otros, y en las terrazas ves a la gente con sus álbumes pegando cromos y abriendo sobres. Es una cosa guapísima”, dicen.

Tampoco se les va a olvidar fácilmente la reacción de uno de los “gigantes” habituales de Puerto de Vega cuando al rasgar un sobre de cromos, el primero que le salió fue el de su propio personaje festivo. “Se puso a dar botes encantado de la vida”, recuerda Gema Fernández.

Varios vecinos en la espicha del sábado.

Al álbum –ilustrado y maquetado por David Fernández Gorgojo y Diana Hernández García-Pertierra– le han salido tantos adeptos que hay incluso quien lo lleva bajo el brazo en sus paseos por Puerto de Vega para que los “gigantes” reales estampen su firma bajo su personaje de ficción. “Como si fueran los cromos de los famosos”, sostiene la coordinadora de la iniciativa. Y es que en Puerto de Vega la tradición y el amor por los cabezudos ponen a sus protagonistas a la altura de cualquier celebridad. Por algo el día 7 de septiembre, la víspera de Las Telayas, es el día favorito de muchos, como bien cuenta en el cuadernillo ilustrado Raquel Baltar García, autora de los textos que explican toda la tradición y los detalles que hay detrás de una actividad que nadie sabe muy bien en qué año empezó. Todo parece indicar que los 42.000 cromos que se han puesto en circulación para llenar los álbumes de los cabezudos van a ser muy justos.

Un vecino consulta la lista de cromos que le faltan.

Compartir el artículo

stats