Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Campa

In memoriam

Manuel Campa

Don Julio Lamuño, el cronista perfecto

El amplio conocimiento sobre Tineo y su historia del hijo adoptivo del concejo

Don Julio encarnaba las virtudes del cronista oficial perfecto. Gran conocedor del Occidente de Asturias, tenía opiniones muy cualificadas sobre todos los temas históricos del concejo de Tineo. El documento fundacional del monasterio de Obona y el que señala el nacimiento de Oviedo son contemporáneos. Pues bien, la historiografía oficial durante largos años señalaba el carácter de refundición posterior del documento de Obona, pero daban por válida el de la fundación de Oviedo. Don Julio opinó desde un principio, de acuerdo con la pauta generalizada hoy señalada por el magisterio de María Josefa Sanz. Ambos documentos son igual de falsos e igual de verdaderos, son refundiciones posteriores que buscan legitimar un poder, es decir, son textos políticos en los que la eficacia orienta su origen. Don Julio sostuvo, desde un principio, el carácter de lápida mortuoria en la famosa inscripción del monasterio de Bárcena dedicada a la abuela del fundador del monasterio de Corias. Hoy prevalece ese criterio de don Julio, aunque inicialmente discreparan distinguidos historiadores.

Desde sus pasos iniciales en la antigua Diputación con Gabino Figar colaboró estrechamente don Julio en la modernización de la agricultura asturiana. Don Julio se burlaba cada vez que desde el centro de Asturias se decía que en el Occidente solo se había dado la cultura del vino, señalando que los primeros documentos medievales relativos a la sidra procedían del Occidente de Asturias. La cuenca del Esva, recordaba don Julio, pagaba inicialmente al monasterio de Bárcena sus tributos en sidra, escanda y carne. Don Julio se preocupó incluso de formar un sucesor y tuteló desde hace muchos años el trabajo investigador de Senén González Ramírez, sin duda el que será gran continuador de la labor incansable de una larga vida sumamente fecunda de cronista oficial de Tineo. En 1992 don Julio fue nombrado Tinetense de adopción al lado dos compañeros excepcionales: Severo Ochoa, también luarqués como don Julio y José María Velasco “Chuché”, allerano de origen, que fue alcalde de Tineo y el presidente del Real Oviedo que consiguió la mejor clasificación, tercero en la liga de 1ª División, en la historia del club carbayón.

Compartir el artículo

stats