12 de agosto de 2016
12.08.2016
Opinión

Sufrir contra Nigeria

Los campeones de Europa se muestran sustraídos al dominio que debieran ejercer sobre equipos inferiores

12.08.2016 | 14:54
Sufrir contra Nigeria

La selección española de baloncesto no voló a Rio´16 para tomarse en serio a Nigeria. Los campeones de Europa y medallas de plata olímpica se muestran distraídos, retraídos y contraídos, sustraídos al dominio abusivo que debieran ejercer sobre equipos netamente inferiores. Hasta los comentaristas televisivos están más entregados a la causa que los jugadores, y han de suplantar desde el micrófono al quinteto abstraído sobre la pista. Scariolo anunciaba antes de viajar a Rio que tendrían problemas si necesitaban a Gasol más de 30 minutos, aunque ganaran los cinco partidos de la fase preliminar. Pues bien, ha malgastado a su único activo, para perder de paso dos de los tres encuentros disputados. El paseo militar se ha transformado en un calvario. Se llega a celebrar como una hazaña que Ricky Rubio obtenga cinco de los siete puntos iniciales de la selección, porque son dos más de los que el base cosechó en la suma de los dos encuentros anteriores.

Australia disfrutó ante Estados Unidos y casi obtiene la victoria. Ídem para Nigeria, por lo que España es la única selección que ha viajado a Rio a sufrir. El índice de autoconfianza de un equipo de alta gama viene medido por su rendimiento en triples. España encestó uno de sus primeros once lanzamientos de larga distancia ante Brasil, que no destaca por su ímpetu defensivo. Frente a los nigerianos se plantó en un pálido dos de ocho, antes de que Navarro y Rudy despertaran del letargo carioca.

Nigeria hubiera ganado a España de habérselo propuesto, los discípulos de Scariolo recurrieron a los rescoldos de una gloria marchita. El tópico apunta a que la selección cristaliza en las eliminatorias, después de arrastrarse en unos inicios renqueantes. De nuevo, un equipo de figuras contrastadas ha de refugiarse en su leyenda. Felicitarse de que Rudy o Navarro anoten en dobles cifras ante un equipo africano debe ser un chiste.

La selección no salió de la UCI ante el equipo afroamericano. Al contrario, demostró por qué sigue ingresada en la sección más preocupante del hospital de Rio´16. El tenista Nadal se apuntó a disputar tres partidos sucesivos en una tarde, España sufre tanto desgaste que concentra tres choques distintos en uno solo. Apabulla a Nigeria hasta arrancarle catorce puntos de ventaja, sufre ante Nigeria hasta dejarse desbordar por dos puntos, y se redime in extremis con un triunfo donde la misma necesidad de calificarlo de merecido lo transforma en inmerecido. Ni disfrutan ni nos hacen disfrutar, menuda epopeya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine