EN DIRECTO
El cormorán

Escaso bicentenario

 
Escaso bicentenario
Escaso bicentenario  

JAVIER MORÁN Cabe advertir que nuestro Ayuntamiento, que no pierde punto de perfección en proveer de cultura a la ciudad, haya dejado pasar la celebración del bicentenario del 5 de mayo, fecha del motín gijonés contra el cónsul francés en la villa, Michel Lagoinère, en tiempos en los que toda la nación iba a levantarse contra la bota napoleónica.


En un concejo, por otra parte, tan netamente jovellanista, esto no debería tener perdón alguno, si no fuera porque a la municipalidad se le pasan a veces estas cosa. Recordamos el caso del sesquicentenario del nacimiento del Ferrocarril de Langreo, que acaeció en junio de 2002, cuando la Fundación Municipal de Cultura colocó varias piezas y locomotoras del Museo del Ferrocarril en el puerto deportivo, y organizó una exposición en dicho museo. Sin embargo, aquel esfuerzo nos pareció escaso en comparación con la trascendencia de la conexión ferrocarrilera entre las Cuencas y Gijón, verdadero punto de inicio de la industrialización de la ciudad y acicate de un progresivo crecimiento del puerto local que desencadenaría décadas después la construcción de El Musel.


Hoy es Gijón lo que es gracias a ese ferrocarril. Si se hubiera ido a San Esteban de Pravia o a Avilés, la Villa de Jovellanos sería probablemente en la actualidad un modesto y mucho más pequeño concejo.


Pero volvamos al 5 de mayo de 1808, sobre el que el Ateneo Jovellanos, o el Ateneo Republicano, han promovido actos. La Fundación de Cultura colabora con los del segundo, pero nos parece una colaboración escasa, es decir, corta con respeto a lo que tal Fundación podría haberse permitido o planeado. No en vano, aquel hecho del motín formaba parte de ese gozne que giraba en toda España hacia un nuevo período del que nacería el constitucionalismo y unas libertades que, aunque sufrirían mucho durante más de siglo y medio, fueron bases de lo presente. Y todo ello con Jovellanos al fondo.

Enlaces recomendados: Premios Cine