Cien líneas

Freno y marcha atrás

05.05.2008 | 02:00
Freno y marcha atrás
Freno y marcha atrás

Nueva marea de elogios a la Santa Transición, a cuenta esta vez del fallecimiento de Leopoldo Calvo-Sotelo. Pero no se dice que de aquellos polvos, estos lodos: hace treinta años nadie, salvo un puñado de pistoleros, discutía la unidad de España, pero ahora, ya ven.


El desguace de la nación se da por hecho. En Galicia mismamente -tierra donde hoy será enterrado el ex presidente- van a implantar comisariados lingüísticos en los colegios, y qué decir cómo está la enseñanza en Cataluña y el País Vasco, por no señalar lo que ocurre en las Baleares, donde, señores, está ya prohibido utilizar el español salvo en la intimidad y veremos por cuanto tiempo.


Vistas así las cosas, la transición ha sido un fracaso espectacular. Tanto que la reacción no puede esperar ni un minuto más. A mi juicio, lleva ya algún tiempo en marcha. Lo acabamos de comprobar con las filtraciones de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto catalán.


Está sucediendo lo mismo que con la negociación con la ETA. El acuerdo estaba cerrado quizás incluso antes de 2004. El llamado proceso sólo tenía por objeto que la ciudadanía tragase semejante píldora amarga. Pero en las elecciones del año pasado el PSOE amenazó naufragio, así que adiós al proceso y leña al terror.


Con las filtraciones del Estatut, igual, aunque en este caso quienes deberán tragar sapos son los nacionalistas.


Contrariamente a lo que se está diciendo, creo que el Estatut va a quedar en papel mojado: el pacto PSOE-PP es un hecho, el separatismo está muerto.


A los progres sólo les queda arremeter contra la Iglesia. Cómo será su inquina que pretenden quitarle hasta el nombre de los Santos al puente sobre la ría del Eo para dárselo a Calvo-Sotelo. Prefieren antes la derechona que los curas.


(Para la terapia de esta semana se recomienda vivamente el «Réquiem», de Mozart).

Enlaces recomendados: Premios Cine