Sol y sombra

Nada de vale ya, claro que no

 
Nada de vale ya, claro que no
Nada de vale ya, claro que no  

LUIS M. ALONSO La fiscal del 11-M, también conocida por Olga «vale ya», insiste en que lo que estalló en los trenes fue Goma 2 Eco y añade que si los perros no detectaron los explosivos se debió a que estaban cansados. Olga Sánchez está resultando el colmo de lo sinsustancia, teniendo en cuenta las cosas que dice y lo que no hace. Eso sin contar con lo que ha hecho o ha dejado de hacer.


Por ejemplo y sin ir más lejos, ha criticado que se haya absuelto a «El Egipcio», supuesto cerebro de la operación, al que se condenó por unas grabaciones telefónicas en las que, al parecer, decía que el 11-M era cosa suya. En el caso de que lo hubiese dicho, se trata de una prueba, como ustedes comprenderán, concluyente para acusar a alguien de ser organizador o instigador de una masacre en la que perdieron la vida 192 personas, resultaron heridas casi dos mil, y trajo consigo, además, un cambio de Gobierno en una nación de más de 40 millones de habitantes.


Olga Sánchez ha mostrado su total desacuerdo con la absolución pero, en cambio, y eso es lo más asombroso, no está dispuesta a recurrirla ¿Por qué? ¿No eran tan contundentes las pruebas? ¿Acaso se está investigando la participación de otro cerebro que nos permita saber qué fue lo que realmente ocurrió en esa fecha? O, simplemente, vale ya.


El caso es que después de cuatro años no sabemos qué tipo de explosivos se utilizaron en la matanza ni quienes la urdieron. Sabemos, eso sí, que murieron 192 personas y que, como consecuencia de que la tragedia se asociase de manera absolutamente falsa con la guerra de Irak, se produjo un vuelco radical en la política de este país que está pasando factura en muchos de los ámbitos de la convivencia que los españoles creíamos superados. Pero no sabemos nada más, salvo que el juicio ha resultado ser una enorme tomadura de pelo producto de la pésima instrucción y de las pocas ganas que hay por averiguar lo que pasó.


No vale ya, claro que no.

Enlaces recomendados: Premios Cine