Vistas al mar Una de indios y vaqueros

12.05.2008 | 00:00
Vistas al mar Una de indios y vaqueros
Vistas al mar Una de indios y vaqueros

En las innumerables novelas del oeste de Marcial Lafuente Estefanía que devoré en la adolescencia, los malos solían ser los que tenían el poder, el dinero -o ambas cosas a la vez- y el conflicto siempre lo acababa arreglando un forastero, que era persona de pocas palabras, medía mas de seis pies de alto y disparaba tan rápido que sus enemigos no se daban cuenta de que estaban muertos hasta pasados diez minutos del final del clásico duelo a tiros en medio del pueblo, o sea: cuando ya estaban pidiendo un whisky en el «saloon» de la esquina y planificando un fin de semana pecaminoso con Minnie Ñalgaintrépida, la reina del pelandrusquerío local. Aquello del lejano Oeste sonaba muy evocador y, sobre todo, muy lejano... por eso, ¿quién nos iba a decir que el «Oeste» estaba al este de Madrid, y, por tanto, no tan lejano?


-Sí, la verdá: lo que diz el periódicu sobre Coslada ye muncho... que si el jefe de los municipales taba metíu en coses feísimes, que si bofetaes y toletazos a diestru y siniestru, que si trabayaores esquineres nocturnes estorsionaes por los uniformaos... ¡y hasta tiraben a la basura orgánico les bolses de plásticu donde guardaben les perres que cobraben!!...


-¡La Virgen!... ¡o sea, que, encima, lo del cambiu climáticu trayíalos al fresco!... non, si esti país ta echáu a perder...


-...Y nun sabes lo peor, Silverio: ¡dizse qu'aceptaben que los estorsionaos-yos pagaran en dinero negro!...


- Pues, fía, de lo primero podrán defendese diciendo que lo que taben faciendo, en realidá, era tratar de convencer a les neñes de la esquina pa que dexaran el negociu, y que les perres que-yos sacaben eren pa matriculales na «adoración nocturna»... pero, por lo otro, van cae-yos mil años... ¡y espera que nun los hayan pillao mexando a les puertes de una desaladora del Mediterraneu, que, nesi casu, diben quedar fosilizaos na celda!


Las poblaciones del Oeste se caracterizaban porque, de vez en cuando, la ley era pisoteada por una manada de búfalos de dos patas que hablaban inglés (al menos, eso creían ellos). Entonces, quien tenía mas fuerza, poder y una esposa llamada Ellinor se convertía en señor feudal con sombrero tejano, que se dedicaba a fastidiar a todo el mundo, sobre todo para vengarse de tener a la tal Ellinor por cónyuge, y hasta obligaba a estudiar el euskera para poder trabajar en el rancho, o sea: como al este del Oeste, a este lado del Atlántico...


-¡Tío Julen Aitoooor!...


-¿Que quies, neñu?


-Ná... ye namás pa dicite qu'acaben de poner una bandera española nel Ayuntamientu, pamidea, lo menos de seis metros cuadraos, y ta tola xente na plaza'l pueblu aplaudiendo y faciendo folixa, pa celebralo...


-¡AGGGG!... ¡pataplof!


-¿Veneranda?... oye, ven p'acá dispará, qu'al tíu abertzale (y como hai Dios que nun sé por qué) parez que-y dio un patatús aldeanu: ta moráu y nun recupera... de pasu, fai les maletes y nos mudamos aquí... ¡y queý den pel sacu al bancu y a la hipoteca d'esi apartamentu tiñosu que nun podíemos pagar!...


Un complemento imprescindible en las películas del Oeste eran los indios, el terror de las pitas de la pradera, a las que dejaban peladas para fabricarse penachos y lucirlos en las fiestas de sociedad, y que siempre estaban echando pestes de ellos, quejándose de que los chándales que les daban a cambio, para taparse, se les enganchaban en los cactus, y que no era plan. Su misión esencial, quitando tres o cuatro películas que se ocupaban de ellos de verdad, era hacer de indios, lo cual resultaba muy decorativo en la pantalla...


-Oye, ne... que, según parez, hai partíes d'aceite de xirasol contaminaes, y que tán mandando a los médicos vascos a estudiar a la «kakastola», y... ¡vamos tener que decir algo, joé!...


-¡Ai, non, fíu, qu'hai coses prioritaries!... ¿Qué te parez esti penachu de plumes estilográfiques que fice pa que lu lluzca'l gran xefe nel congresu?... oye, como acaba de pasar la fiesta'l llibru, ocurrióseme da-y esti toque cultural...

Enlaces recomendados: Premios Cine