Cien líneas Cien líneas Cien líneas Cien líneas

¿Quién lo pagará? ¿Quién lo pagará? ¿Quién lo pagará? ¿Quién lo pagará?

20.05.2008 | 02:00

El presidente Areces anunció ayer la creación del Centro de Estudio del Fondo Marino y el Litoral, del Sistema de Observación Costero y del Centro de la Biodiversidad y Recursos Naturales de la cordillera Cantábrica.


Tres imaginativos chiringuitos que se sumarán al Instituto Oceanográfico de Gijón, a la Oficina para la Sostenibilidad, el Cambio Climático y la Participación, al Plan de Ordenación del Litoral (POLA), al Proyecto MAREA y tal y tal y tal.


Vamos que el céntimo sanitario que, encima, acaba de poner fuera de juego Europa se tendrá que convertir en el euro climatista, porque a ver si no cómo se paga esa catarata de tinglados a mayor gloria de la casta política asturiana y de los privilegiados que se logren colocar -por no decir enchufar- en semejantes espacios.


Sí, gloria para los privilegiados y ruina para los bolsillos de los sufridos contribuyentes que llevan tiempo con la lengua fuera y ahora aun más porque las insaciables manos del Gobierno -que primero aprietan y después ahogan: nunca falla la secuencia- ni aflojan ni sueltan la presa. Sospecho que son capaces de todo con tal de rellenar la Laboral, que apenas se sacia con la ópera microfónica y la pista de patinaje.


¿Para qué tantos miles y miles de empleados públicos si vas al médico y hasta dos meses después no te ve un especialista, tres meses para una prueba diagnóstica y cuatro para que te operen? ¿Para qué tantas togas si la sentencia ve la luz cuando ya no queda ni rastro del panorama que había generado la demanda? ¿Para qué crece el número de docentes si disminuye el de discentes? ¿Para qué esa inmensa galaxia de chiringuitos que amenazan arruinar la economía regional?


Un amigo mío, muy mal pensado, dice que en conjunto forman una bolsa de votos que asegura a quien la maneja la elección perpetua. ¿Usted qué cree amigo lector?

El presidente Areces anunció ayer la creación del Centro de Estudio del Fondo Marino y el Litoral, del Sistema de Observación Costero y del Centro de la Biodiversidad y Recursos Naturales de la cordillera Cantábrica.


Tres imaginativos chiringuitos que se sumarán al Instituto Oceanográfico de Gijón, a la Oficina para la Sostenibilidad, el Cambio Climático y la Participación, al Plan de Ordenación del Litoral (POLA), al Proyecto MAREA y tal y tal y tal.


Vamos que el céntimo sanitario que, encima, acaba de poner fuera de juego Europa se tendrá que convertir en el euro climatista, porque a ver si no cómo se paga esa catarata de tinglados a mayor gloria de la casta política asturiana y de los privilegiados que se logren colocar -por no decir enchufar- en semejantes espacios.


Sí, gloria para los privilegiados y ruina para los bolsillos de los sufridos contribuyentes que llevan tiempo con la lengua fuera y ahora aun más porque las insaciables manos del Gobierno -que primero aprietan y después ahogan: nunca falla la secuencia- ni aflojan ni sueltan la presa. Sospecho que son capaces de todo con tal de rellenar la Laboral, que apenas se sacia con la ópera microfónica y la pista de patinaje.


¿Para qué tantos miles y miles de empleados públicos si vas al médico y hasta dos meses después no te ve un especialista, tres meses para una prueba diagnóstica y cuatro para que te operen? ¿Para qué tantas togas si la sentencia ve la luz cuando ya no queda ni rastro del panorama que había generado la demanda? ¿Para qué crece el número de docentes si disminuye el de discentes? ¿Para qué esa inmensa galaxia de chiringuitos que amenazan arruinar la economía regional?


Un amigo mío, muy mal pensado, dice que en conjunto forman una bolsa de votos que asegura a quien la maneja la elección perpetua. ¿Usted qué cree amigo lector?

El presidente Areces anunció ayer la creación del Centro de Estudio del Fondo Marino y el Litoral, del Sistema de Observación Costero y del Centro de la Biodiversidad y Recursos Naturales de la cordillera Cantábrica.


Tres imaginativos chiringuitos que se sumarán al Instituto Oceanográfico de Gijón, a la Oficina para la Sostenibilidad, el Cambio Climático y la Participación, al Plan de Ordenación del Litoral (POLA), al Proyecto MAREA y tal y tal y tal.


Vamos que el céntimo sanitario que, encima, acaba de poner fuera de juego Europa se tendrá que convertir en el euro climatista, porque a ver si no cómo se paga esa catarata de tinglados a mayor gloria de la casta política asturiana y de los privilegiados que se logren colocar -por no decir enchufar- en semejantes espacios.


Sí, gloria para los privilegiados y ruina para los bolsillos de los sufridos contribuyentes que llevan tiempo con la lengua fuera y ahora aun más porque las insaciables manos del Gobierno -que primero aprietan y después ahogan: nunca falla la secuencia- ni aflojan ni sueltan la presa. Sospecho que son capaces de todo con tal de rellenar la Laboral, que apenas se sacia con la ópera microfónica y la pista de patinaje.


¿Para qué tantos miles y miles de empleados públicos si vas al médico y hasta dos meses después no te ve un especialista, tres meses para una prueba diagnóstica y cuatro para que te operen? ¿Para qué tantas togas si la sentencia ve la luz cuando ya no queda ni rastro del panorama que había generado la demanda? ¿Para qué crece el número de docentes si disminuye el de discentes? ¿Para qué esa inmensa galaxia de chiringuitos que amenazan arruinar la economía regional?


Un amigo mío, muy mal pensado, dice que en conjunto forman una bolsa de votos que asegura a quien la maneja la elección perpetua. ¿Usted qué cree amigo lector?

El presidente Areces anunció ayer la creación del Centro de Estudio del Fondo Marino y el Litoral, del Sistema de Observación Costero y del Centro de la Biodiversidad y Recursos Naturales de la cordillera Cantábrica.


Tres imaginativos chiringuitos que se sumarán al Instituto Oceanográfico de Gijón, a la Oficina para la Sostenibilidad, el Cambio Climático y la Participación, al Plan de Ordenación del Litoral (POLA), al Proyecto MAREA y tal y tal y tal.


Vamos que el céntimo sanitario que, encima, acaba de poner fuera de juego Europa se tendrá que convertir en el euro climatista, porque a ver si no cómo se paga esa catarata de tinglados a mayor gloria de la casta política asturiana y de los privilegiados que se logren colocar -por no decir enchufar- en semejantes espacios.


Sí, gloria para los privilegiados y ruina para los bolsillos de los sufridos contribuyentes que llevan tiempo con la lengua fuera y ahora aun más porque las insaciables manos del Gobierno -que primero aprietan y después ahogan: nunca falla la secuencia- ni aflojan ni sueltan la presa. Sospecho que son capaces de todo con tal de rellenar la Laboral, que apenas se sacia con la ópera microfónica y la pista de patinaje.


¿Para qué tantos miles y miles de empleados públicos si vas al médico y hasta dos meses después no te ve un especialista, tres meses para una prueba diagnóstica y cuatro para que te operen? ¿Para qué tantas togas si la sentencia ve la luz cuando ya no queda ni rastro del panorama que había generado la demanda? ¿Para qué crece el número de docentes si disminuye el de discentes? ¿Para qué esa inmensa galaxia de chiringuitos que amenazan arruinar la economía regional?


Un amigo mío, muy mal pensado, dice que en conjunto forman una bolsa de votos que asegura a quien la maneja la elección perpetua. ¿Usted qué cree amigo lector?

Enlaces recomendados: Premios Cine