Filazón

Frikis

 
Frikis
Frikis  

M.ª ESTHER GARCÍA LÓPEZ Friki, una palabra de moda, como munches otres que s'acaban incorporando al nuestru vocabulariu y van faciéndose populares. Ensin saber mui bien de qué manera, acaben siendo vocablos cuando menos simpáticos y pegadizos que caltrien sobre too na xente más mozo. Pero'l términu, aparte de la contaminación llingüística que supón, va un poco más allá. Dende hai unos años p'acá nomamos friki a tou aquel que nos paez que se sal de la normalidá, tanto nel vistir como na forma d'actuar o poles ocupaciones o distracciones que lu entretienen. Un tipu qu'amuesa gran almiración pola estravagancia y por da-y un sen lúdicu a la so forma de vida; quien nun-y importa un res qué pensarán los demás de la so forma de vivir y d'entender el mundu. Claro que munches veces nun nos paramos a reflexonar qué ye ser normal, o'l porqué la xente se revela contra la supuesta normalidá social. D'una u otra manera, cuántes veces nos gustaría ser diferentes. Pero como vivimos nuna sociedá ¿normal? polo menos intentamos guardar les apariencies?


A mi ocurrióseme reflexonar sobre esti términu friki cuando un día daquién me fixo esta pregunta «y ¿qué significa la palabra friki?». Entós quédeme pensatible y nesi momentu respondí pa salir del apuru: dizse de daquién que ye estrañu, raru, escéntricu, estrafalariu? ocurriéronseme unes cuantes palabres, pero tuvi que dir al Diccionariu pa responder con rigor sobre'l so significáu.


Friki vien del inglés «freak» que significa estravagancia, monstruu? Y eso yá suena más fuerte. Paez que si fas dalgo raro y daquién te llama friki casique nun-y lu tomes a mal, pero si sabemos que significa monstruu, de xuru que torceríemos el focicu.


El términu nun tien esperdiciu. Si daquién dixera que mandamos un monstruu a Eurovisión, sonaría mui fuerte, pero como mandamos al friki Chikilicuatre, pues hasta paez que'l nome resulta graciosu y quéda-y que nin al tupé (quiero dicir que-y vien al pelo). Bueno, anque toos tengamos dalgo d'estrafalarios, de raros y hai ocasiones nes que nos gustaría ser un poco frikis, otra cosa ye que-y amosemos al mundu un friki buscáu pa la ocasión, pal «friki festival d'Eurovisión».


Y caleyando por esti mundu de la Rede, enteréme que too esto de los frikis va muncho más allá que la importación d'esti vocablu, porque, paez ser qu' hasta se celebra'l «Día del orgullo friki». Esto da muncho que pensar, xente qu'escapando de la normalidá acaba siendo esclavu d'otres supuestes normes. Y casique nun pue sorprendenos, porque agora namás fai falta proponese cualquier frikada y colos medios d'espardimientu que tenemos ye fácil que miles de persones s'axunten a esa forma de vida qu'inventaron los frikis de verdá, los que presumen de selo.


Yo tengo que confesavos, qu'anque mi güela simpre me dixo que'l diañu yá nun andaba pel mundu faciendo diabluras, y que, según ella afirmaba, taba presu na ilesia de Parl.leiru, nel conceyu Villayón, cuando vi al Chikilicuatre na tele, pensé que se-yos escapara'l mesmu diañu d'aquella ilesia del occidente asturianu, y que toles lleendas de les sos trasnaes podríen ser ciertes.


El casu ye que nos traten de convencer de los niveles d'audiencia de los españoles pa ver Eurovisión. Y nun se confundirán; tábemos toos aterraos pensando que por eses casualidades de la vida, nestos concursos que se presten a amaños, se-yos ocurriera gastanos la broma pesada de votanos p'avergoñanos ante'l mundu.


Y, de xuru que tendríamos que tar callaos y nun da-y nin un plizcu más d'importancia a esti festival porque tenemos otres coses muncho más series poles que esmolecenos. Pero precisamente n'époques de crisis pasen estes coses. Hai que tener al públicu sollerte como seya, esviar los problemes que tienen mala solución y toos a entretenenos con tala payasada: ver al friki-friki. Per outru llau, un auténticu negociu pa los llistos de turnu, lléase Buenafuente y demás.


¡Qué país ésti! Bien difícil lo tenemos los que nos embarcamos nel difícil llabor d'educar a los nenos cola competencia que nos fan los medios de comunicación. Los modelos a siguir son de lo más estravagante.

Enlaces recomendados: Premios Cine