El cormorán

Hablar, trabajar

n El sombrero salacot, la carpa del Náutico y los monos que saben callar

 
Hablar, trabajar
Hablar, trabajar  

JAVIER MORÁN He aquí una señal inequívoca de que comienza el verano gijonés: ver por la ciudad a un caballero tocado con sombrero salacot -el de los soldados ingleses en sus colonias cálidas- y vestido con pantalón corto y chaleco de explorador. Eudald Carbonell, prestigioso paleoantropólogo en Atapuerca, viste de esa guisa y suele asesorar a la Fundación La Caixa cuando se ha de tratar con seres primitivos en esas exposiciones que cada verano se ubican en los jardines del Náutico. Total, que en cuanto vemos la carpa de La Caixa, y el salacot de Carbonell, y a Luis Reverter -secretario general de la Fundación y ex alto cargo en los gobiernos de González-, sabemos que podemos echarnos a la calle y comenzar con la exploración de la maraña veraniega local.


Las exposiciones de La Caixa son interesantes y didácticas. De hecho, el único reproche que hemos propuesto aquí es su capacidad duplicadora. Hace unos años, también con Eudald Carbonell presente, la cosa versaba sobre la evolución de los humanos y bajo una urna de firme vidrio yacía el esqueleto de Lucy, una monada australopiteca que correteó hace 3,2 millones de años por Etiopía. Pues bien, aquella urna creaba la impresión de que el esqueleto de la niña más vieja del mundo era de una autenticidad incontrovertible. Pero no. En la exposición del año pasado, sobre el Camino de Santiago, vimos asimismo perfectos incunables reproducidos en polivinilo o similar.


Aparte de esta objeción, no hay más pegas que ponerle a La Caixa, salvo la sequía crediticia del presente, que no es cosa suya únicamente.


En cuanto a la muestra de este año, versa sobre el nacimiento del habla de los humanos. A ver si nos aclaramos un poco. ¿Por qué emergió el habla? ¿Nacieron los sonidos articulados cuando las madres ancestrales cuidaban de sus crías? ¿Ya cantaban los simios primitivos mientras se despiojaban y despulgaban?


A Borges le atribuyen esto: «Los monos no hablan porque saben que pronto los hombres les pondrían a trabajar». Hablar, trabajar. Callar, descansar.

  HEMEROTECA
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya