EN DIRECTO
Lne.es » Opinión
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

Unión vecinal en San Salvador de Moru

Una jornada para pedir la restauración de la iglesia románica y las pinturas del siglo XVI

 09:21  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Unión vecinal en San Salvador de Moru
Unión vecinal en San Salvador de Moru  

TONI SILVA Vengo impresionado de Moru, donde el domingo tuvo lugar una reivindicación vecinal (festiva, pero con objetivos muy claros) para la reconstrucción de su iglesia románica del siglo XIV, la única de Asturias que queda en ruinas de las destruidas en la Guerra Civil. Me impresionó la voluntad de los vecinos, que han creado una asociación cultural para enmendar en lo posible los excesos de unos antepasados que no sólo arruinaron un patrimonio histórico y artístico muy notable, sino que también aniquilaron la memoria escrita (la verdadera «memoria histórica») de la parroquia, ya que aquella noche del 25 de julio de 1936 se quemaron los libros de fábrica del templo y los de bautismo, matrimonio y defunción de todos los vecinos, perdiéndose para siempre tan valiosa base de datos de la comunidad. El párroco, José María Orviz, se puso al lado de los que luchan por la restauración y celebró entre las ruinas una misa sencilla, primitiva y encantadora, sin techo, sin electricidad, con una caja de cartón a modo de cesta y con las hostias traídas en un tupper, como un cuerpo de Cristo adquirido en el supermercado.

En medio de tanta ruina y precariedad hubo cosas de verdadero lujo, casi mágico. Una, el sol radiante (tras tantos días de lluvia) que entraba por el gran boquete del techo y se derramaba sobre los presentes. Otra, la música del Coro «La Fuentina», que cantó la misa (y más cosas) y se sumó por segunda vez a las reclamaciones de estos vecinos. La increíble acústica que tiene la cabecera de esta iglesia, el único tramo techado, realza tanto la voz que la bisoña coral se sintió especialmente cómoda y tuvo allí una de sus mejores actuaciones hasta la fecha. Pero lo más lujoso del lugar es el esplendor (inesperado, tras décadas de abandono) de las pinturas murales de la parte románica del templo, la correspondiente al altar, unos frescos que están siendo recuperados trabajosamente debajo de capas de cal, hongos y humedades. Y de una espesa capa de incuria, todo sea dicho.

Buena parte de las figuras se ha perdido para siempre, debido al deterioro de la carga de la pared, causado por la cuasi intemperie a la que están expuestas, pero lo que queda y se va viendo es sencillamente esplendoroso. Han sido datadas en el siglo XVI por Natalia Díaz-Ordóñez Melgarejo, la técnica restauradora, que las ha emparentado estilísticamente con otras de la catedral de Santiago de Compostela que ella misma ha recuperado. Las de San Salvador de Moru se concentran en la parte románica, la techada, y son de una calidad muy grande, inesperada en un lugar tan rural y remoto como éste, aunque con una explicación más que lógica si tenemos en cuenta que durante siglos esta parroquia de Moru fue -junto con la de Leces- la más rica del concejo riosellano y la que más diezmos de escanda, maíz, fabes y maravedíes suministraba al clero local y al propio Obispado, lo cual seguramente fue sembrando en el campesino un oscuro rencor que estalló aquél aciago día del 36, pero que no justifica la muerte del cura ni la destrucción del edificio y del archivo.

Entre las pinturas que ya se ven, y hablo del muro sur del presbiterio, destacan mucho dos grupos de figuras realmente bien compuestos, el uno relacionado con la oración en el Huerto de los Olivos -con los discípulos dormidos y Jesús en vigilia- y el otro con el posterior prendimiento, con el beso de Judas, los discípulos arremolinados en torno a él y un vistoso centurión dominando la escena. En ambas escenas la calidad artística es muy notable y demuestra que fueron obra de una mano maestra y bien informada, al corriente de la mejor iconografía sacra de la época renacentista. Me gusta especialmente la armoniosa composición de los grupos, el equilibrio casi rafaelita de las formas, la expresividad de las facciones y el ritmo de los pliegues de los ropajes, en la estela del mejor manierismo del siglo XVI. En el muro de enfrente, el Norte, aún quedan pinturas sin «desnudar», pero por las catas realizadas, la restauradora ya está en condiciones de afirmar que se trata de una Última Cena y que son aún mejores que las ya exhumadas, con lo que va en aumento la impaciencia vecinal (incrementada aún más por el parón burocrático impuesto a esta restauración desde el Principado) y la de quienes amamos el legado artístico de otros tiempos.

Habría que añadir que no sólo urge recuperar, restaurar y consolidar los frescos, sino también el templo entero, que hasta su destrucción había sido la iglesia parroquial de Moru. La opinión generalizada en el concejo es que nunca se llegó a reedificar porque a la Iglesia de la posguerra le resultaba más cómodo cambiarla de nombre y trasladarla a El Carmen, lugar mimado por familias indianas como la de Llano o la de Cifuentes, y mucho más próximo a la villa y a la carretera general que el rústico Moru, perdido en el monte. Sin lugar a dudas, los vecinos de hoy están diciendo con sus iniciativas que ha llegado el momento de cambiar algunas cosas, reparar algunas injusticias, invocar perdones y unir fuerzas para recuperar en su integridad una de las joyas del románico rural del oriente de Asturias y un excepcional ejemplo de la escasísima pintura mural del Renacimiento en Asturias.

Aunque no hubo más políticos que el alcalde de barrio, José Manuel Rosete, en el acto de Moru (ellos se lo perdieron, pues la borona estaba deliciosa y el día de sol fue espectacular), sí que se notó el apoyo y presencia de Amigos de Ribadesella, la Sociedad Etnográfica, el Coro «La Fuentina» y hasta la Asociación de Vecinos de Cuerres, bien representada. Los vecinos de Nocéu ya no están solos.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad