Lne.es » Opinión
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

Fracaso en Moncloa

La sociedad civil está harta de los fallos, idas y venidas y desmentidos de los ministros y el Presidente

 09:33  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Fracaso en Moncloa
Fracaso en Moncloa  

FERNANDO JÁUREGUI Una torpeza técnica, las cosas que ocurren en esta vida y la mala uva que circula por la red han hecho que cuando usted consulta en Google la palabra inglesa «default» (que significa fallo, «fracaso»), lo primero que aparezca sea la web de la Moncloa. Ni qué decir tiene que en ese zoco, ese enorme mentidero, que es internet, se están partiendo de risa con ese «default» que lleva, hasta donde se me alcanza, más de un mes ahí instalado, sin que nadie le ponga remedio. ¿Todo un símbolo de estos tiempos aciagos que corren para la ingeniería monclovita? ¿Un mensaje de que el Gran Gurú Google también se equivoca? ¿Un indicio de la que le espera a Zapatero, abandonado hasta por el Gran Buscador? Y ahora, para colmo, entra el mes de junio, que viene, más que caluroso, tórrido, y no hablo, claro está, del clima.

Porque, en primer lugar, suponiendo, como es de suponer, que los interlocutores sociales no hayan llegado en las próximas horas a un acuerdo para propiciar un pacto (o sea, una reforma) laboral, el Gobierno se tendrá que poner a ello, nuevamente por decreto. Una muestra más de que la sociedad civil -vamos a llamarla así- colabora poco con el Ejecutivo, seguramente harta -y esto también hay que decirlo- de los fallos, de las idas y venidas, de los desmentidos, de las medias verdades, de un puñado de ministros y del jefe de todos ellos.

Y, claro, que el titular de Trabajo, Celestino Corbacho, haya dado muestras, más de una vez, de no estarse enterando de la fiesta que se celebraba en los despachos de los «cabezas de huevo» monclovitas, no le da gran autoridad como mediador e impulsor de una reforma de las líneas maestras que rigen la contratación en España. Y tampoco es que el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, esté cargado de fuerza moral para representar a todos los empresarios, ni los sindicatos mantienen ahora una representatividad real en el conjunto de los trabajadores españoles. Mal panorama para la puesta en marcha de un tema que, dicen todos, es básico para mantener las estructuras económicas y para atender las exigencias que nos llegan de fuera, que ahora ya sabemos cómo se las gastan los «socios» europeos y el gran jefe del otro lado del océano.

Pues eso: que si no hay pacto laboral, habrá que fabricarlo, nuevamente, desde la Moncloa, desde donde, por cierto, se han producido bastantes de los «defaults» que nos han aquejado en los últimos meses, desde el «plan E» hasta el «frenazo y marcha atrás» del BOE en lo referente a la prohibición a los ayuntamientos para endeudarse: si la primigenia redacción de la Gaceta oficial se hubiese mantenido, habríamos asistido a una auténtica rebelión de alcaldes, un hecho sin precedentes. De esos mismos alcaldes tan propensos a gastar el dinero del «plan E» en rotondas, vías ciclistas, aceras, movidas de la estatua de Colón y otras obras improductivas, cuando no absurdas.

Claro que no es ésa la única rebelión en ciernes. Algunos periódicos dominicales hallaban tiempo para la reconstrucción demorada de la que ha sido sin duda una semana pavorosa para ZP y sus más cercanos colaboradores, comenzando por la Vicepresidenta económica. Los tambores de guerra suenan en el campo sindical -a Méndez y Toxo, dos personas responsables, no les va a quedar otro remedio, para acallar voces airadas, que convocar algo parecido a una huelga general, aunque bien saben que ese remedio será peor que la enfermedad- y los funcionarios ya se aprestan para su inminente paro, los jueces se rebelan contra lo que les atañe del «decretazo», los «ricos» buscan acomodos más soleados para su dinero, y los «pobres» -y otros que no lo son tanto- tratan de encontrar sitio en la economía sumergida.

Menudo panorama en el mes que cierra el semestre presidencial español de una Unión Europea que, lejos de ayudar a la imagen de un Zapatero a quien las encuestas y las fotografías muestran hundido, nos ha plantado cara y nos ha mostrado dónde acaba la autonomía para cometer errores de bulto, «defaults». Pues eso: que vaya mes de junio nos espera.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad