Obituario

Javier Loring, hasta siempre

Se nos fue un consumado pescador de huella imborrable, defensor a ultranza del salmón

 
Javier Loring, hasta siempre
Javier Loring, hasta siempre  

DELFÍN PUENTE PRESIDENTE DE LA REAL ASOCIACION ASTURIANA DE PESCA FLUVIAL La fecha del lunes día 24 de octubre de 2011 será recordada con tremenda tristeza por todos aquellos que tuvimos la ocasión de gozar de la amistad de Javier Loring Armada, esposo y padre ejemplar, que no pudo superar las complicaciones surgidas tras una intervención quirúrgica a la que fue sometido el pasado mes de junio y que ha acabado finalmente con su vida de forma prematura.


Siendo plenamente conscientes del dolorosísimo trance por el que están pasando en estos duros momentos tanto Carmen, su viuda, como sus cuatro hijos: Javier, Alejandra, Guzmán y Carmen, así como todos sus hermanos y demás familiares, desde aquí nos sumamos a su inmenso dolor y les damos todo el apoyo y aliento que se merecen para ayudarlos a superarlo.


Javier Loring, como todos los pescadores deportivos saben a la perfección, era un consumado pescador y gran defensor de ese pez emblemático para Asturias como es el salmón atlántico, que hoy ha perdido a su más fiel «amigo», razón por la que imaginamos que también «deberá estar atravesando unos momentos de confusión y sorpresa» por el fatal desenlace y tan irreparable pérdida.


La intensa e incansable labor de Loring en defensa de su querido salmón la comenzó siendo un niño, cuando su padre lo llevó al río por primera vez; aquello lo marcó para siempre. No cejó desde aquel día, como tantísimas veces nos comentó en privado, en dedicar una parte de su existencia a disfrutar con la pesca deportiva del salmón, haciéndolo siempre con un exquisito respeto y admiración por ese formidable pez que encandila a todos los pescadores deportivos del mundo, cuya conservación y protección era lo primero que transmitía a sus contertulios en todo tiempo y lugar, llevándolo hasta sus últimos extremos durante los períodos de tiempo en que ocupó cargos de responsabilidad en la Real Asociación Asturiana de Pesca Fluvial, de la que fue presidente entre 1991 y 1998, en cuyo período logró que S.M. el Rey Juan Carlos I le concediera el título de Real para conmemorar el 50.º aniversario de la entidad.


Javier Loring Armada ya no está porque se ha ido a pescar salmones junto a su padre Javier y su tío Juan, sus primeros maestros, y otros legendarios pescadores deportivos a los que siempre profesó admiración y respeto por haber sido los precursores de la modalidad de pesca que menos daño le podía causar a su «amigo» del alma, es decir, la mosca artificial. Descansa en paz, Javier, y no te olvides de incluirnos en la solicitud para ir juntos a pescar salmones a esos ríos de aguas transparentes y carentes de toda contaminación que riegan las tierras de ese mundo donde ahora estás viviendo plácidamente. Has dejado una huella imborrable entre nosotros y por ello ten por seguro que no te olvidaremos nunca. ¡Hasta siempre, querido amigo!

Enlaces recomendados: Premios Cine