Foto: Vélez

Tras la muerte del fotoperiodista más rápido del Nora al río grande

 
Foto: Vélez
Foto: Vélez  

CARLOS SANTULLANO A mediados de los años ochenta del pasado siglo -una época para mí plena de «noches de bohemia y de ilusión», como canta «Navajita Plateá»-, coincidí trabajando en LA NUEVA ESPAÑA con el fotógrafo José Vélez, tristemente fallecido hace días. Entonces aún pululaban por el diario -dando caña aún al característico «taca-taca-taca» de las viejas Underwood- admirables vacas sagradas del periodismo asturiano, y en particular ovetense.

En medio de la pugna tecnológica que se iniciaba entonces entre el cícero y el byte, entre la fotografía revelada y la digital, yo recuerdo a un Vélez que en la cincuentena era ya una de aquellas vacas sagradas, un clásico pistolero del fotoperiodismo siempre cámara en ristre, con el dedo índice en el obturador (el gatillo) y al que todo dios conocía no por un nombre de guerra, sino de batalla, porque Vélez no era corresponsal de guerra, sino de paz, de calle y asfalto, de noticia en noticia y de sol a sol, o sea, de oca en oca y tiro (una foto) porque me toca.

Confieso que durante un tiempo dudé si Vélez, ovetense de la cabeza a los pies y con la ironía, como la cámara, siempre cargada, era más fotógrafo que carbayón. Pero resolví el dilema un día en que fuimos a casa de mi madre a que él hiciera unas fotos para un reportaje. Cuando llegamos hice las presentaciones de rigor. Y mi madre, con un gesto levemente sonriente, de complicidad, mientras el fotógrafo preparaba el gatillo, cayó del guindo y soltó de repente: ¡Ah!, claro, usted es «Foto: Vélez» de toda la vida.

Entonces, al fotoperiodista más rápido del Nora al río grande (el Nalón), en vez de la cámara, que era lo suyo, se le disparó como un resorte una mueca de coña que le iluminó el semblante al reconocer, tal vez, a un congénere de la antes vivísima -y hoy languideciente- cofradía ovetense del guasón.

Aquel flash, aquel gesto de Vélez -apenas un segundo-, quedó grabado hasta hoy (y supongo que ya para siempre) en mi memoria, de tal forma que, desde entonces, siempre que coincidía con él en cualquier parte no podía evitar reconocer en «Foto: Vélez» además de al gran fotoperiodista que me había acompañado en los pies de foto de LA NUEVA ESPAÑA desde mi más tierna infancia, al clásico, célebre, genuino -y hoy rara avis- carbayón.

  HEMEROTECA
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya