22 de mayo de 2012
22.05.2012
Sol y sombra

El cuento del PPSOE

22.03.2012 | 01:00
El cuento del PPSOE

Los dirigentes del PP asturiano vivieron durante muchos años bajo la sospecha razonable de que preferían mantenerse cómodamente en la oposición a gobernar. Cuando, debido a los vientos favorables a la derecha, el signo cambiaba y les obligaba a dar el paso al frente se presentaba Cascos para echarles una mano a los socialistas. De ese modo ocurrió en la convulsa etapa de Marqués y también ha sucedido últimamente. Nadie puede negar que esto haya ocurrido en Asturias, porque el presente ha venido a refrescarnos, además, la memoria. Pero sí se pueden refutar con hechos las mentiras. Una de ellas, utilizada por el presidente en funciones del Principado, es la famosa del PPSOE, aireada por su mariachi como el «pacto del duernu», una majadería.


Se puede probar que Cascos, por su ímpetu irresponsable y su perverso sentido de la oportunidad, ha favorecido a los socialistas al destruir en dos ocasiones las esperanzas de la derecha de gobernar en Asturias -ahí están los hechos para corroborarlo-, pero no que el PSOE y el PP se hayan embarcado en una alianza. Si hubiera existido la pinza, Foro no gobernaría en Gijón, y lo está haciendo gracias a los votos del PP y en detrimento del candidato municipal socialista, el más votado en las elecciones de mayo. Como tampoco gobernaría en otros lugares de Asturias donde hay alcaldes foristas por culpa de los populares. ¿De qué pinza estamos entonces hablando? Dos partidos supuestamente dispuestos a frenarle el paso a otro con una alianza antinatural no le permitirían al adversario gobernar en la ciudad más poblada de Asturias.


La teoría conspiranoica del PPSOE es mercancía averiada para cacharretes. No tiene fundamento porque no existen hechos que la sustenten. Prueba, eso sí, que una mentira mil veces repetida acaba convirtiéndose en una verdad para incautos. Pertenece a la paranoia de un político programado para destruir en vez de construir, tan obsesionado con unos fines que esconde su incapacidad manifiesta bajo el victimismo. Como es obvio, que cada uno vote a quien quiera, pero no nos vengan con memeces. Un respeto a la inteligencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine