Becarios de tierra, mar y aire

La necesidad de incorporar las prácticas a la formación universitaria

 
Becarios de tierra, mar y aire
Becarios de tierra, mar y aire  

ANTONIO ARIAS LÓPEZ ADMINISTRADOR DE RECLUTAMIENTO EN ALEMANIA El día que comencé a escribir estas líneas fue el día en el que, por primera vez en muchísimo tiempo, la palabra España copó las cabeceras de los grandes periódicos internacionales al unísono (si descontamos el «iniestazo» de 2010). La agónica y chapucera gestión del reventón financiero español había dado con Bankia en el ataúd y con España cogiendo el ticket y poniéndose a la cola de países a ser rescatados. La sensación que le dejaba a uno acercarse a cualquier stand de periódicos de la terminal del aeropuerto de turno era una mezcla entre vergüenza por ser español y preocupación por familia y amigos: «SOS Espagne», titulaba «Libération». Quién sabe, quizá para cuando se publique este artículo ya todo se ha ido al cuerno. Está claro que los mayas, en lo que parece una suerte de venganza poética hacia sus conquistadores españoles, llevaban la razón en aquello del Apocalipsis de 2012, al menos en lo que a España se refiere. Y si no, que se lo digan a los jóvenes españoles.


En el «Wall Street Journal», que alguien olvidó en la cafetería, encontré cierto punto de ironía. Había un extenso artículo que hablaba sobre la «alarmante» ausencia de recuperación en la «más alta de la historia» tasa de paro de los graduados en EE UU. De un 5% de media en niveles pre-crisis, no han conseguido bajar del 8,5% todavía. Esta vez uno pasó de la tristeza a la carcajada y la indignación, en lo que supongo que será una versión bastante reducida de lo que puede sentir un refugiado sudanés al oír hablar de la existencia de clínicas de adelgazamiento, o a un soldador que lleva cuatro años en paro escuchar cómo un amigo funcionario se queja de la eliminación de la extra de Navidad.


Este artículo del WSJ me trajo a la mente otro que me encontré unos días antes en la versión online de una publicación americana de negocios, en el que algunos estudiantes norteamericanos explicaban cómo habían conseguido sus primeros empleos tras finalizar la etapa universitaria. La respuesta era unánime: gracias a mis prácticas durante los estudios; a unos les llevó una oferta por parte de la empresa para incorporarse al terminar la carrera; a otros el estar un verano de «voluntario» (lo que aquí algunos todavía llamamos equivocadamente becario, ya que en este caso no hay contraprestación económica ninguna) en una empresa de la zona les llevó a trabajar para otra empresa de la competencia, y a otros simplemente les ayuda a construir o reforzar una imagen clara en el currículum de qué es lo que quieren y qué han hecho para luchar por ello.


Ambos artículos me llevaron a pensar en amigos y en compañeros de facultad, y en ese dicho que es famoso entre los universitarios españoles: «mi carrera tiene tres salidas... tierra, mar y aire». También me recordó al amigo que nunca se llegó a plantear emigrar, y de repente te contacta diciéndote «me estoy planteando irme fuera de España, ¿cómo lo hago?». Esa es la pregunta del millón estos últimos meses, algunas veces animada por surrealistas programas televisivos de «porelmundo», otras por informaciones en los medios, cortadas y pegadas de comunicados de agencias de empleo o de gabinetes de prensa irresponsables: «¡Alemania busca 100.000 ingenieros!», «¡empresa noruega selecciona enfermeras vascas!»...


Por desgracia, muchos de estos C.V. tienen un denominador común, característico del mercado laboral y la cultura universitaria española. Cuando un español se gradúa, no es habitual que tenga ya experiencia relevante en su futuro campo profesional. En su momento en España los que teníamos la suerte de encontrar un currito de estudiante, solía ser en la hostelería. Ojo, nunca estaré suficientemente agradecido al hotel España de Oviedo, por mi primer trabajo como camarero. Poca gente hacía prácticas porque no es parte de la cultura empresarial y, mucho menos, de la cultura universitaria. Yo apenas me di cuenta de su importancia hasta los últimos años de carrera.


Por tanto, para todo aquel joven universitario español que se plantee marchar, su primera reflexión debería ser «¿soy exportable?». Pensemos en un graduado en Economía asturiano de la promoción de 2012 que ahora no puede ni aferrarse a aquella generación ALSA denominada «leyenda urbana». Incluso si este graduado habla buen inglés -por ejemplo, habiendo hecho un Erasmus-, le será imposible competir en Cork con graduados irlandeses o en Manchester con graduados ingleses que por lo general cuentan con un año de prácticas incluidas en su carrera o bien las hacen por su cuenta. La situación será diferente, por ejemplo, si ha hecho unos meses de prácticas en Dupont, Arcelor o Clas, complementados con unas prácticas de verano en una pyme local.


Para ir a otros países a trabajar, por muy europeos que éstos puedan ser, hemos de ser como mínimo tan buenos como ellos. Así que, antes de lanzarnos a la aventura, planteémonos si lo somos o qué podemos hacer para llegar a serlo. La conclusión final sería la siguiente: por mucho que nos podamos sentir poco valorados por la empresa debido a nuestra condición de becarios, lo importante es ganar nuestras primeras experiencias laborales. Un título sin experiencia no vale nada y, por muchos matices que existan, eso es así en Oviedo (Asturias) o en Oviedo (Florida).

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya