Para cambiar

¿Cuándo se creará empleo?

19.03.2013 | 09:20
¿Cuándo se creará empleo?
¿Cuándo se creará empleo?

Resulta un poco empalagoso oír al Gobierno repetir que la cosa está mejorando, que se ha relajado la prima de riesgo, que está volviendo la confianza de los mercados, que la balanza comercial está casi equilibrada por el buen comportamiento de las exportaciones, que el sector financiero está saneado (?) después de la ayuda de 60.000 millones de euros; por cierto, a cargo de los contribuyentes y contabilizados como deuda pública, de que los ajustes y los recortes del despilfarro en los gastos de las administraciones empiezan a dar sus frutos... etcétera. Sin embargo, la cruda realidad de las estadísticas nos muestra que hay seis millones de parados y que siguen aumentando mes tras mes. Entonces, ¿dónde está la materialización de la mejora?, ¿a quién beneficia esta hipotética buena marcha? Se supone que los gobernantes tienen como misión principal la de velar y procurar la prosperidad de los ciudadanos en todos los aspectos, y ese bienestar empieza por la creación de puestos de trabajo y por facilitar el acceso al empleo a quien no lo tiene. ¿De qué sirve que los datos macroeconómicos de un país progresen si no se traducen en proporcionar el medio de vida más básico para la subsistencia y el desarrollo de las personas a través de un puesto de trabajo? El caso es que uno no acaba de entender la obsesión de estos gobernantes por manipular la cifra del PIB. Nadie se explica que hayan establecido, para este año, una previsión de caída de la producción del 0,5% cuando todos los organismos y los expertos europeos apuntan a una disminución del doble o del triple. Ni Guindos, ni Montoro, ni el mismo Rajoy han sido capaces de explicar satisfactoriamente de dónde han salido esas estimaciones, así que es difícil de entender qué es lo que pretenden haciéndose trampas en el solitario; a mí, concretamente, me parece otra falta de respeto a los ciudadanos. Mientras tanto, siguen sin ocuparse de restaurar el canal crediticio a familias y empresas, que es básico y fundamental para fomentar la creación de trabajo. Con unas expectativas para 2013 de hundimiento de la inversión en todos los sectores y un ajuste profundo en el gasto, seguiremos viendo cómo mensualmente las cifras del paro irán en aumento. Me temo que este Gobierno, que parece estar permanentemente a la espera de «a ver si escampa el chaparrón», no tiene disposición ni ánimo para tomar medidas (excepto algún parche para relanzar el empleo juvenil) que favorezcan el crecimiento y la imperiosa reactivación de la economía, aún más necesaria si tenemos en cuenta que la reforma laboral no solamente no ha tenido el resultado esperado en la creación de empleo, sino que ha contribuido a la destrucción del mismo. En definitiva, algo tendrán que hacer urgentemente para que esa sensación de mejora que observan en el marco económico se traslade realmente al sector productivo, para evitar que se destruyan más puestos de trabajo y se puedan crear nuevas posibilidades. Los políticos no deberían olvidar que un país son todas las personas que viven en él y que, por este camino actual, están arruinando a las generaciones presentes y futuras.

Enlaces recomendados: Premios Cine